En el cono sur

Perfil de Carlos Bertomeu, ante el desembarco latino de Air Nostrum


Álvaro Alcocer | 28 de marzo de 2018 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , , ,


El presidente y máximo accionista de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, lidera una impresionante recuperación de la aerolínea regional valenciana, con las miras a una ambiciosa expansión internacional tras haberse repuesto del duro embate que les supuso la crisis.

En mayo de 2014, Carlos Bertomeu, fundador y consejero delegado de Air Nostrum desde sus comienzos, se convirtió en presidente y accionista mayoritario de la compañía con el 53 por ciento tras concluir el proceso de ampliación de capital que hizo perder el control a la familia Serratosa, de Nefinsa, tras una época crítica para la aerolínea.

Los inicios arrancan hace más de veinte años, cuando Bertomeu propuso años a los Serratosa, como director de inversiones de Nefinsa, crear una compañía aérea para diversificar las inversiones, después de que los Serratosa acababan de hacer una caja de 125.000 millones de pesetas tras la venta de Valenciana de Cementos.

Bertomeu, padrino de la Universidad Politécnica de Valencia, tras finalizar su MBA del Instituto de Empresa de Madrid como primero de su promoción, con la calificación «cum laude», fue fichado por la propia escuela de negocios, que le envió a Estados Unidos para completar su formación.

Bertomeu estudió Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Valencia, donde conoció a Javier Serratosa, que llamó a Carlos cuando éste dirigía los programas MBA e International MBA en el Instituto de Empresa de Madrid, y le ofreció el puesto de dirección de inversiones del grupo Nefinsa.

Era el inicio de la década de los noventa y los Serratosa habían hecho una caja de 125.000 millones de pesetas con la venta de Valenciana de Cementos a mejicana Cemex y estaban en plena búsqueda de inversiones, y en el año 1994 cuando, coincidiendo con la liberalización del mercado aéreo, Bertomeu propuso a los Serratosa crear una compañía aérea regional, tomando nota de los aspectos más favorables de las que ya existían en otros países europeos y “poniéndole un poco de creatividad hispana”.

Fue a partir de ese momento cuando Bertomeu se hizo con las riendas de la aerolínea que veinte años después pasaba a controlar, después de haber sido también consejero de Vueling y vicepresidente de la Asociación Europea de Aviación Regional (ERA), además de consejero de Exceltur.

Pero el ejecutivo tenía alma de empresario, y hace casi cuatro años apostó por dar continuidad a la aerolínea, jugándose su propio patrimonio, con el apoyo de sus socios del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Antonio Pellicer y José Remohí, con un 14 por ciento del capital cada uno.

Asumieron las riendas entonces de una Air Nostrum adelgazada, sufriendo su periodo más duro, el de la crisis que estuvo a punto de acabar con la aerolínea, y el de la reestructuración, pero pronto consiguieron darle la vuelta a la situación, hasta lograr junto a sus socios repartirse 5,6 millones de euros en dividendos con cargo a los beneficios de 2015, que alcanzaron los 11,34 millones, en su primer ejercicio completo como máximo accionista.

Con la ampliación de capital, pudieron completar la reestructuración de su flota, y afianzar el cambio a aviones más grandes y eficientes, mejorando también su capacidad de acceso al mercado de capitales, como reveló en su momento la prensa valenciana, además de verse favorecidos por el abaratamiento del petróleo.

Ahora, los socios de Air Nostrum quieren dar el salto de la internacionalización, y ha diseñado un plan para optimizar toda su flota de aviones ante la sustitución paulatina de sus aparatos con los nuevos CRJ1000 de Bombardier, en los que invertirá 300 millones de euros a través de un préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Bertomeu anunció la constitución en Irlanda de una aerolínea especializada en ofrecer aeronaves a grandes compañías del centro y el norte de Europa, bajo el nombre de Hibernian Airlines, que ya ha iniciado contactos con SAS o Lufthansa para firmar acuerdos y cubrir picos de demanda en vuelos regionales con operación de wet lease en una ubicación además que le permite acercarse a Aer Lingus e IAG, matriz de su aliada Iberia.

La iniciativa irlandesa forma parte de un plan de internacionalización más amplio que como reveló El Confidencial comenzó con la creación de la aerolínea Amaszonas en Paraguay, a la que han seguido Flyest en Argentina para vuelos charter y corporativos, y que dio un nuevo paso con la firma de la compra de Medavia, una compañía de Malta especializada también en charters de la que tendrá el 51 por ciento mientras el fondo soberano libio mantendrá el resto (Air Nostrum comenzará a operar en Argentina con Flyest).

Entre los proyectos de generación de nuevos negocios, está ampliar la presencia en Paraguay y Argentina. En Amaszonas se ha dado entrada en el accionariado la canadiense AVMax, la empresa con más aparatos CRJ200 Bombardier del mundo, con la intención de estar preparados para la ampliación del negocio en vuelos regionales.

Así, Bertomeu ha ejecutado una impresionante remontada del vuelo de Air Nostrum, que le coloca como uno de los capitanes de la aviación nacional, junto a otros líderes como Alex Cruz; Juan José Hidalgo; Luis Gallego; Lázaro Ros y Carlos Muñoz, o Enrique Sáiz.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios