fin de semana de análisis en reportur

Perfil de Ramón Aragonés, el tonificador de una pujante NH

Perfil de Luis Maroto, ante el reto mayor de la historia de Amadeus
Perfil de Enrique Saiz, el impulsor de Wamos Group desde los cielos
Perfil de Abel Matutes Prats, el heredero que más despunta
Perfil de Javier Hidalgo, heredero de Air Europa ante su hora clave

M. Ll. | 9 de septiembre de 2017 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Ramón Aragonés, CEO de NH Hotel Group desde enero de este año, corona su carrera profesional con llegar a la cima ejecutiva de la mayor hotelera urbana española, y su foco está puesto en consolidar los cambios acometidos desde el último trienio, a la vez que centrarse en la eficiencia mediante por un lado a la mejora tecnológica y por otro a la reducción de la estructura, con lo que sumado a un previsto aumento de los ingresos espera subir los beneficios, como desgrana esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Ramón Aragonés, un hombre de la casa, fue elegido a finales de enero para ocupar el máximo puesto ejecutivo de una NH necesitada de sosiego. Su perfil encajaba mejor que ningún otro para lograr esta serenidad, además de por temperamento, por ser conocedor de todas las áreas de un negocio que ha mamado desde pequeño.

Su padre fue conserje del Hotel Bonanza Park de Palma de Mallorca, y el actual CEO de NH fue director de hotel en distintas ciudades tanto de Europa como de América, hasta aterrizar en las estructuras corporativas de una cadena, como director comercial de Stab en sus inicios.

Posteriormente se convirtió en el hombre de confianza en Hesperia de José Antonio Castro, donde ocupó la jefatura de operaciones y luego la dirección general gracias a combinar conocimiento en las principales patas de la hotelería como son las ventas y las compras.

A raíz de la entrada de Castro en NH fue cuando Aragonés tomó contacto con su actual cadena, donde ejerció desde 2009 de director de operaciones para la Península Ibérica, hasta cuando desde hace alrededor de un año fue ascendido para venir ejerciendo una responsabilidad de facto similar a la de un consejero delegado.

Así, su nombramiento hace casi medio año fue percibido como algo “natural”, y entre los motivos que la hotelera arguyó para designarle se alabó su “visión estratégica, su capacidad de liderazgo y gestión de equipos”, para suceder a Federico González Tejera que había logrado relanzar a la cadena reposicionando activos y potenciando el reconocimiento de marca.

ramon-aragones-nh-hotel

González Tejera lideró la segmentación del producto con cuatro marcas, a la vez que atrajo talento joven a la cadena mientras salían algunos directivos históricos, pero su vínculo con los chinos de HNA le costó el puesto en medio de la guerra en el consejo de Administración que terminó con su cese y dejó el control repartido entre el fondo Oceanwood y Castro.

Los resultados de NH venían en los últimos años registrando leves pero constantes mejoras, con la venta de algunos activos pero también con adquisiciones como la colombiana Royal principalmente, mientras el foco estaba puesto en la reducción de deuda que atenazaba a todo el sector en los peores años de la crisis.

NH había engordado sus obligaciones bancarias antes del estallido de la crisis ya que había emprendido la adquisición de cadenas como Jolly en Italia, con 45 hoteles y por la que en 2007 pagó 670 millones, o Astron en Alemania, por la que en 2002 abonó 130 millones por 53 hoteles, así como la holandesa Krasnapolsky, que le supuso un desembolso de 728 millones por 65 hoteles.

Esta trayectoria continuada de absorciones llevó a que las integraciones no acabaran de materializarse a nivel estructural, y precisamente ello es uno de los objetivos principales con los que Aragonés espera lograr su objetivo de maximizar las eficiencias de la cadena.

“Mi prioridad y la de todos los equipos en este período será la consolidación del proyecto de transformación del grupo”, dijo el CEO de NH en el momento de que se hiciera oficial su nuevo cargo, en el que espera dar continuidad a las políticas comerciales impulsadas por su antecesor.

En declaraciones a la revista Preferente afirma que lo que busca es “poner en valor la fortaleza de la compañía. Hemos invertido mucho en tecnología y pricing. Buscamos más crecimiento de precio que de ocupación, y queremos consolidar poniendo mucho foco en la parte de buscar eficiencias”.

Así, su meta es hacer más eficiente la estructura, con una integración real de las hoteleras compradas, fusionando las unidades de negocio y creando equipos más potentes, de modo que así puedan bajar los gastos operativos, para seguir con la tónica de resultados que les ha llevado a tener de enero a marzo de 2017 su mejor trimestre de la historia.

Aragonés llega así a NH con el objetivo de tonificar un modelo de gestión un poco pesado, producto de ineficiencias en sistemas, de modo que unido a la mejora prevista de los ingresos pueda continuar la racha alcista de resultados y lograr el mejor año de la cadena, mientras también ve con optimismo el 2018, con las meta también de reducir deuda.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios (0) Deja un comentario

Escribe tu comentario