Fin de semana de análisis en reportur

Perfil de Abel Matutes Prats, el heredero que más despunta

Perfil de Subías, el rey de las mayoristas
Perfil de Javier Hidalgo, heredero de Air Europa ante su hora clave
Perfil de Zozaya, único americano en llegar a la cima del vacacional
Perfil de Hunter, que lo tenía todo pero quiso hacer lo que le gustaba
Perfil de Escarrer junior, el líder global del turismo vacacional
Perfil de Pueyo, el gran hotelero español que más ama a Cancún

Mónica Llibre | 7 de enero de 2017 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Abel Matutes Prats, vicepresidente de Palladium Hotel Group, se ha erigido dentro de los sucesores hoteleros treintañeros como el más transformador y reconocido sobre todo por el efecto que ha tenido el concepto introducido en el Ushuaia y también en el segmento urbano con su elogiado Only You en Madrid, como desgrana esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

No muchos se imaginaban que el primogénito del exministro español de Exteriores podía convertirse, y menos tan joven, en el artífice de hitos turísticos para España como ha sido el concepto Ushuaia y lo que ello ha significado para el resurgir de una zona turística ibicenca, la de Playa d’en Bossa.

No muchos lo imaginaban porque la carrera del delfín de Abel Matutes Juan se ceñía a estudios de primer nivel en escuelas que siendo punteras no son las grandes universidades americanas y del máximo relumbrón por donde sí han pasado los otros herederos de los imperios hoteleros radicados en Baleares.

Además, tampoco Matutes junior contaba con experiencia fuera de la empresa de su padre, a diferencia también de otros sucesores hoteleros cuyo currículo lo adornan algunas de las mayores multinacionales del planeta o alguno de los gigantes turísticos europeos.

Su caso ha sido por tanto un ejemplo de que es posible despuntar creciendo poco a poco dentro del cobijo que siempre supone una empresa familiar. Sin grandes fanfarrias pero con un par de geniales ideas clave se ha bastado darle un vuelco a una cadena y una destino que ya venían navegando a buen rumbo pero que ahora vuelan como un cohete.

Las bases para este impulso, bien es cierto, eran muy sólidas, pues pocos destinos hay con una marca como Ibiza, a la par que pocas cadenas de ese tamaño hay tan saneadas en cuanto a su casi inexistente deuda. Pero con todo ello, le costó arrancarle el visto bueno de su padre para un proyecto faraónico: el de tematizar hasta el extremo un hotel.

Matutes padre dudaba y dudaba sobre la petición de su hijo de dedicar 30 millones de euros para reconvertir un hotel que hace cinco años estaba muy deteriorado. Tanto dudaba, que hasta le llegó a dar calabazas. Pero la insistencia del delfín hizo que el progenitor acabara aceptando la propuesta que hoy ha revolucionado la explotación hotelera de Ibiza.

Acabo aceptando, según reveló el propio protagonista, para darle la oportunidad a su hijo de que le “demostrara su valía profesional ante un reto tan difícil como el Ushuaïa”. Y vaya sí lo hizo, muy por encima de lo que el padre pudo imaginar en sus mejores augurios.

abel-matutes-prats-hijo-palladium-fiesta-ushuaia-ibiza-cancun

El Ushuaïa se ha convertido en una mina para la cadena, con márgenes reconocidos por su mismo impulsor superiores al 40 por ciento. Hoy Palladium Hotel Group registra beneficios brutos anuales de alrededor de 150 millones, que le han permitido hacer inversiones holgadamente como la de entrar en Globalia.

Las demostradas dotes de visionario de Matutes hijo no vienen de que un día se le apareció la virgen, sino que se forjaron en su época dentro de una de las labores que menos atraen a los herederos, la inmobiliaria, y menos gustan aún si esta se ubica en allende los mares.

El joven ibicenco comenzó en el grupo de su padre como director de desarrollo de Fiesta para el área del Caribe, supervisando los Gran Palladium de Jamaica, Brasil, Punta Cana y Riviera Maya, que estos días funcionan a las mil maravillas, y que se ha convertido en una marca la cual ha acabado dando el nombre a todo el conglomerado hotelero de la familia.

Pero a Matutes vástago le gusta menos el Caribe que a su progenitor, quien sí se siente por esas latitudes mejor incluso que en su país. Abel junior es más familiar de lo que pudiera parecer, y no se le conocen excentricidades ni grandes inquietudes que alteren su travesía vital. Incluso de pecar de algo, peca de exceso de simpleza y naturalidad, alejado de las vanidades de otros de su gremio.

Sus logros hasta hace pocas fechas se concentraban en el vacacional. Méritos, eso sí, que hasta le hicieron merecedor de la máxima condecoración turística que otorga el Gobierno. Pero ahora ha puesto su sello también en el segmento urbano, con una respuesta muy positiva tanto del cliente como de los expertos hoteleros.

Además, Palladium Hotel Group tiene proyectada la construcción del complejo Kukulkán 55, que contempla 687 habitaciones en la zona hotelera de Cancún, toda vez que sea aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Este nuevo proyecto, donde como adelantó REPORTUR.mx planeaban hacer un hotel con su marca Ushuaïa destinada al turismo joven, contempla la inversión de 200 millones de dólares, y de ser aprobado por las autoridades ambientales, se espera inaugurar a finales del 2018. Su construcción sería en el kilómetro 17 del bulevar Kukulkán, en los terrenos que anteriormente ocupaba el hotel El Pueblito.

Álvaro González Túrruga, director de Marketing de Palladium en el Caribe, destacó que este predio es propiedad de los Matutes desde 2015. Agregó que el buen momento por el que atraviesa Cancún ha llevado al grupo a seguir su expansión en esta zona, por lo que su oferta prácticamente triplicará las habitaciones que actualmente operan en el estado.

Todo ello hace de Abel Matutes Prats, de 39 años, en el heredero hotelero de su generación que más ha despuntado y que más sello personal ha puesto al grupo de su padre, con frutos cosechados mucho antes de lo esperado.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios (0) Deja un comentario

Escribe tu comentario