fin de semana de análisis en reportur

Los españoles crean también en Asia su industria de los resorts

La inversión turística coincide en priorizar expandirse en Asia
Zozaya revela que su grupo quiere entrar en China con un socio local
Se confirma la histórica gestación de un nuevo Caribe en Asia
Al detalle la ofensiva de Meliá por Asia centrada en Indonesia
Las grandes cadenas del Caribe, con ambiciosa expansión mundial
Las cadenas españolas siguen a Meliá y se vuelven globales

Silvia Benito | 24 de junio de 2017 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


riu-sri-lanka-asia-maldivas

Ya quedan pocas dudas de que en el sur de Asia está concibiéndose una suerte de nuevo Caribe. Hay desarrollos abiertos de Meliá y Riu además de otros planes firmes, a los que se han sumado las intenciones de AMResorts, Barceló y Palladium, así como los proyectos de gigantes ya presentes en la zona como Club Med, junto a la voluntad de los grandes emisores europeos, como Tui y la citada Barceló, en apoyar la creación de resorts en el destino, como desgrana esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Luis Riu aseguraba que su “pasión” se centra ahora en Asia. Acaba de comprar dos islas en las Maldivas para ofrecer un modelo más asequible en un paraje destinado habitualmente a un segmento más elevado. Confía en que en Asia se pueda implantar el exitoso modelo turístico del Caribe por contar la zona ya con planes estratégicos, leyes de desarrollo, inversión para infraestructuras viarias y aeroportuarias, relativa estabilidad política, incentivos fiscales a la inversión extranjera y más conexiones aéreas.

Del lado de Meliá, junto a su socio chino, tiene previsto abrir hasta sesenta hoteles en todo el continente durante los próximos años. En la actualidad cuenta con 32. Según explicó a Preferente, entre los motivos que les ha llevado a interesarse por este destino están despegue de las low cost, que facilitan la llegada de turistas de todo el mundo, es una razón, pero también la belleza del destino y la amabilidad de la gente, que les permite contar con buenos equipos de trabajo.

El modelo que la cadena de los Escarrer quierenexportar a Asia es el de Paradisus, su resort de lujo `todo incluido´, pues observan un nicho de interés en varios países como Vietnam, Tailandia y Bali. Por su parte, la cadena Barceló ya anunciado un acuerdo para asociarse con el grupo Plateno y entrar en la región.

EMISORES CERCA. También en China se observa un creciente interés por el tipo de vacaciones de sol y playa, en contra de lo que se asumía. Henri Giscard d´Estaing, CEO de Club Med, había asegurado a esta revista, que “a los chinos les encanta viajar y disfrutan de hasta tres semanas de vacaciones al año”, por lo que su empresa, de la mano del gigante chino Fosun, se encuentra de lleno en plena expansión en el país asiático.

Álex Zozaya, al frente Apple Leisure Group y la hotelera AMResorts, también tiene la vista puesta en Asia, concretamente en China, donde pretende desembarcar a medio plazo, para replicar el modelo del Caribe que tantos éxitos le ha reportado y donde es líder, junto a sus competidores Meliá y Riu.

Los grandes mayoristas también tienen la vista puesta en el sudeste asiático. Tui abrirá con su Boeing 787 Dreamliner enlaces desde Reino Unido a Sri Lanka, que servirán de apoyo a la apuesta de Riu por este destino. Por su parte, Barceló apoyará otro proyecto de los hermanos mallorquines, al comenzar a volar con su aerolínea Evelop a Mauricio, donde Riu ha abierto su primer hotel.

No obstante, los hoteles tienen el reto de adaptarse a dos tipos de cliente, el del mercado local asiático, con sus preferencias, y el europeo, clave para no pinchar en el estreno. Así lo ha aplicado Riu, con dos conceptos diferentes en un mismo complejo.

LA ENTRADA. Las grandes cadenas españolas están coincidiendo en usar Dubai como una primera escala en su ambiciosa expansión en Asia. Meliá y Riu han vuelto a ser las cadenas pioneras, de igual modo que han hecho o van a hacer otras como BlueBay, Palladium o Iberostar.

Dubái prevé 35.700 millones de dólares para construir el aeropuerto más grande del mundo. La finalización del proyecto está prevista para 2028 y contará con cinco pistas de aterrizaje y una capacidad para recibir 220 millones de pasajeros y 16 millones de toneladas de carga al año. El Gobierno prevé que el tráfico aéreo pase de 78 millones de pasajeros a 146 millones en 2025.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios (0) Deja un comentario

Escribe tu comentario