fin de semana de análisis en reportur

El presidente del Real Madrid, un proyector turístico de España


G. C. | 30 de diciembre de 2017 1 comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha contribuido desde que se sentó en el primer despacho del fútbol de clubes en darle una nueva dimensión fuera de España al deporte rey, con unas elevadas ambiciones que se han traducido en que su equipo se haya convertido en uno de los principales artífices del reconocimiento de España por todo el mundo, tanto por sus victorias como por su vocación de acoger a aficionados de cualquier parte del Globo explotando también la parte turística, como desgrana esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Las ambiciones futbolísticas de Florentino Pérez han supuesto un espaldarazo innegable a la proyección de España en el mundo. Desde que en el año 2000 ganara sorpresivamente las elecciones del Real Madrid, con el fichaje ‘bomba’ de Luis Figo procedente del eterno rival, implantó en su club un modelo de impacto universal.

El también presidente de la constructora ACS decidió cambiar la filosofía del club más laureado del mundo, y se lanzó a lo que él llamó ‘fichajes estratégicos’, aquellos por los que abonó cantidades nunca imaginadas hasta entonces, y que supusieron acaparar todos los focos en su proyecto futbolístico con los mejores jugadores del momento, como Zidane o Ronaldo Nazario.

Florentino Pérez puso a Madrid como capital mundial del fútbol, alcanzando la cumbre de su éxito con el gol de volea de Zidane en la final de la Copa de Europa de 2002, votado por los encuestados por la UEFA como el mejor tanto en una final de la historia, y su autor, como el mejor jugador del continente en los últimos 50 años.

No obstante, su desmedida ambición le hizo crear un monstruo que acabó devorándole, y en 2006 dimitió a la par que su máximo competidor, el FC Barcelona, entraba en una era dorada, en la que en nueve años ganó cuatro Copas de Europa gracias a la irrupción de un genio como Leo Messi.

Florentino Pérez, ante este cambio de ciclo, decidió volver a aspirar a la presidencia del Real Madrid en 2009, y trajo a otro astro entonces, Cristiano Ronaldo, aunque su renovada apuesta tardó un lustro en cuajar, pero desde 2014 dio con el modelo ganador, haciéndose desde entonces con tres de las cuatro Copas de Europa disputadas.

El nivel del pulso Real Madrid-Barcelona, cuyo listón se elevó con la competencia entre ambos y entre sus dos estrellas, que se reparten Messi y Cristiano de forma inédita en la historia el premio del balón de oro al mejor jugador del año desde hace una década, hizo que España acapare desde entonces el foco mundial de atención gracias al deporte más seguido del planeta.

Florentino Pérez le ha dado otra dimensión al fútbol con su rompedor modelo, y también se lo ha dado obviamente a Madrid y a España, ayudando a ponerla en el mundo y hacer más visibles, consecuentemente, sus atractivos más allá de los puramente deportivos.

Desde hace unos años el Museo del Santiago Bernabéu es el tercero más visitado de la capital española, por detrás del Reina Sofía y el Prado, y es el más rentable de todos, dejando claro que es una atracción turística indiscutible de Madrid, con mucho recorrido aún.

Florentino Pérez sabe que tiene a su alcance desarrollar un modelo de club deportivo que sea foco de obtención de ingresos por parte de los visitantes, y entre sus retos futuros ha dejado claro que existen dos prioritarios, como incluir un hotel en la remodelación del estado del Real Madrid, y construir un gran parque temático en su Ciudad Deportiva en Valdebebas, cerca del aeropuerto de Barajas.

El presidente del club doce veces campeón de Europa va a lograr lo que en los últimos años no han podido otros promotores: levantar un gran complejo de ocio. Sheldon Adelson, de Las Vegas Sands, y Cordish intentaron sin éxito abrir un macrocasino conocido como Eurovegas o Madrid Life en las afueras de la capital.

Florentino Pérez anunció en julio que uno de los objetivos de su nuevo mandato era levantar un parque que denominó como un “mini Disney” del Real Madrid, un amplio complejo de ocio inspirado en el club dentro de las 90 hectáreas que tiene libres el equipo en Valdebebas de las 120 en total de su propiedad, que estaría listo para antes de 2021, tras el resort que en su día no prosperó en Abu Dhabi.

La proyección mundial que Madrid ha logrado gracias al fútbol representa una clara oportunidad para sacarle más rédito turístico, y también Barcelona pretende imitar la estrategia, con el club que preside Josep Maria Bartomeu planificando asimismo un hotel de 10.000 metros cuadrados en la renovación de su estadio Camp Nou.

París es otra ciudad que quiere hacer lo mismo ahora con el dinero qatarí, tratando de asociar la imagen de triunfo y emoción mediante fichar a los mejores jugadores a precios récord, aunque el pionero de esta concepción en estos tiempos de globalización es un antiguo socio de Miguel Fluxá; que cedió a la Meliá de Gabriel Escarrer la gestión de su residencia deportiva, y que tiene hilo directo con Gabriel Subías, cuya agencia le lleva los viajes del equipo.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha contribuido desde que se sentó en el primer despacho del fútbol de clubes en darle una nueva dimensión fuera de España al deporte rey, con unas elevadas ambiciones que se han traducido en que su equipo se haya convertido en uno de los principales artífices del reconocimiento de España por todo el mundo.—–es bastante notable cuando lo vemos en un partido.