FIN de semana de análisis en reportur

El futuro de los nuevos Airbnb: temáticos ¡y con hoteles!


C. G. | 19 de marzo de 2016 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Airbnb-hilton-starwood-accor-IHG-Marriott-Hyatt-Wyndham

Que Airbnb ha revolucionado la manera de viajar ya no lo duda nadie. Con una cuota de mercado del 35 por ciento, la mal llamada economía colaborativa ha puesto en jaque a los hoteleros, ha despertado la creatividad de pequeños empresarios y trae de cabeza a legisladores locales, nacionales y europeos que buscan, sin de momento demasiado acierto, la manera de regular el boom del alquiler turístico, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Este tipo de webs tendrán que especializarse para seguir creciendo y contarán además con habitaciones de hoteles entre su oferta. Así lo han manifestado expertos como Ramón Estalella, presidente del Grupo de Trabajo de Economía Colaborativa de Hotrec, quien afirma tajante que el modelo actual de Airbnb resultará demasiado global dentro de un tiempo, pues surgirán páginas especializadas que darán más confianza al consumidor.

Por ejemplo, alguien que desee visitar Londres podrá realizar una primera consulta en Airbnb, pero es muy probable que siga buscando hasta dar con una web más local, especializada en esa ciudad que ofrezca además servicios complementarios, de gran utilidad para el visitante. Así, surgirán infinidad de webs segmentadas por temáticas –por ejemplo, apartamentos de nieve- o por ubicación.

HOTELES EN AIRBNB. Si lo que quieren las plataformas como Airbnb es cobrar una comisión por cada transacción que se realice, ¿por qué no incluir habitaciones de hoteles? El 40 por ciento de las búsquedas que se realizan en las plataformas de alojamientos turísticos se refieren a habitaciones dentro de una vivienda. Este hecho provocará que muchos hoteles incluyan sus cuartos en dichas plataformas, para contar con una nueva vía de venta. Así, hoteles de calidad media podrán ofrecer sus habitaciones vacías junto a la de un particular. Estalella considera que ésta será la tendencia a medio plazo, pues ambas partes satisfarían sus necesidades. El hotelero incrementar su ratio de ocupación y la plataforma cobrar su comisión.

REGULACIÓN DE LAS PLATAFORMAS. Ante tal enorme oferta de particulares a través de estas webs surge la eterna cuestión sobre su regulación. Preferente ha consultado a varios expertos y responsables turísticos regionales y la respuesta es unánime. Aún no se ha llegado a una resolución clara que regule correctamente el alquiler de apartamentos por un corto periodo de tiempo, también llamado Short Time Rental (STR).

Airbnb y sus competidores abrieron sus negocios amparándose en la neutralidad. Para que una web sea neutral y, por lo tanto, quede exenta del pago de impuestos y del cumplimiento de una normativa, debe cumplir tres normas: no deben cobrar comisiones por las transacciones, no puede ordenar el contenido que los usuarios cuelgan y no pueden ofrecer garantías.

“Airbnb no cumple ninguna de estas tres condiciones, por lo que debería ser regulada como una OTA, que es lo que realmente es”, afirma Estalella. Nadie duda de que esta regulación acabará llegando para ordenar este nuevo sector. El resultado beneficiará el cumplimiento de garantías y obligará a establecer unos requisitos en cuanto a seguridad. Eso sí, habrá que sacrificar algo, que sin duda será el margen de beneficio.

Sin embargo, la enorme competencia provocará que la única forma de captar clientes sea ofreciendo garantías y complementos al alojamiento.

El modelo apartamento turístico no se rige tanto por precio, como puede ocurrir con una habitación de hotel. Un cliente de STR busca garantías, saber que hay alguien detrás en caso de tener un problema y, se decanta por un apartamento u otro según los servicios extra que ofrecen. Por ejemplo, si un particular incluye la limpieza del apartamento o presta a sus inquilinos una moto durante su estancia, el potencial cliente se decantará por éste aunque cobre diez euros más que otro apartamento.

Todos estos servicios y garantías inciden directamente en el margen, tanto de la plataforma como del propietario de la vivienda. Si además se llega a una conclusión en cuanto a la legislación y éstos se ven obligados a empezar a pagar impuestos, los márgenes quedarán claramente disminuidos.

Puede que la gallina de los huevos de oro llegue a su fin, pero lo que está claro es que el sector debe profesionalizarse y quitarse la careta de economía colaborativa y definirse como lo que realmente es, una actividad económica de particulares que venden su oferta a través de plataformas en internet.

 

Lagunas en seguridad

Los atentados de París han venido a recordar una asignatura pendiente que debe ser resuelta a la mayor brevedad. Los hoteleros deben cumplir una larga lista de requisitos para abrir sus negocios: medidas de seguridad en el edificio que alberga el hotel, convenio colectivo de empleados o normativa alimentaria, entre otros.

Una de sus obligaciones es la de cumplimentar una ficha policial con los datos de cada uno de los huéspedes que han recibido. En el caso de los apartamentos turísticos, no existen requisitos tales, lo que deja vía libre a hechos tan graves como la libre circulación de presuntos terroristas. Ante este hecho, el presidente de los hoteleros de Madrid, Antonio Gil, no dudó en plantear el problema en una reunión reciente con representantes políticos. “Si los apartamentos no tienen que cumplir este requisito, qué hacen los hoteleros rellenando fichas para la policía, ¿acaso creen que un terrorista va a ir a registrarse en un hotel antes de cometer un atentado? Gil ponía así en evidencia un grave problema de seguridad que, a su juicio, debería ser solventado cuanto antes. Este hecho, unido a que no se obliga a incorporar medidas de seguridad en los apartamentos, bien sea con un extintor o con luces de seguridad, va a su juicio en detrimento del sector hotelero y en contra de la seguridad de los viajeros.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Jaime Prida
Vicepresidente HSMAI: Capítulo México

Vacuna COVID-19 no es la panacea del mundo


OPINIONES ANTERIORES