Se apunta a la autoría del terrorismo del ELN

Golpe al turismo colombiano: atentado en Bogotá con 21 muertos


R. R. | Bogotá | 18 de enero de 2019 2 comentarios


TEMAS RELACIONADOS: , , , ,


Un atentado terrorista con coche bomba en Bogotá, detrás del que se sospecha que puede estar el ELN, deja al menos 21 muertos y 68 heridos, en las inmediaciones de la Escuela General Santander de policía, que inició las clases hace pocos días, y asesta un golpe al turismo del país, que desde hace años busca deshacerse de la imagen del riesgo y la inseguridad.

En una corta intervención tras el consejo extraordinario de seguridad que terminó a la 1:30 de la tarde hora local (7:30 pm hora Madrid), el presidente Iván Duque, quien se encontraba en el litoral Pacífico a la hora del suceso y regresó de inmediato a la capital, se pronunció sobre los hechos: “Colombia unida contra el terrorismo”.

El llamado a la unidad contra el terrorismo, que el país siempre acoge decidido y dispuesto a dejar de lado todas las diferencias, lo hizo el mandatario antes de pedirle al fiscal general que compartiera la información preliminar que arrojan las investigaciones de las autoridades.

Por su parte, el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, afirmó que la autoría material del crimen fue realizada por José Aldemar Rojas Rodríguez, quien ingresó a la Escuela a las 9:30 de la mañana en una Nissan Patrol gris, modelo 93, cuya última revisión técnico-mecánica se realizó en la ciudad de Arauca, ubicada al nororiente del país y que ha sido una de las regiones de presencia histórica del Ejército de Liberación Nacional ELN, grupo guerrillero de extrema izquierda y con casi 55 años de accionar violento en Colombia. Los expertos en explosivos calculan que el vehículo cargaba 80 kilos de pentolita.

La principal línea de investigación, revela abc, apunta a la guerrilla del ELN, con la que el gobierno de Iván Duque tiene suspendidas las incipientes conversaciones heredadas de la presidencia de Juan Manuel Santos.

La contundente respuesta del gobierno se produjo tras un comunicado publicado por el ELN en el cual se hizo responsable del derribo de un helicóptero de valores, sucedido el fin de semana pasado en el departamento de Norte de Santander (550 km al norte de la capital), del secuestro de sus tripulantes y del robo de 450 millones de euros que portaba.

Agremiaciones, ciudadanos, empresarios, líderes y alcaldes de otras ciudades se pronunciaron rápidamente, así como todas las fuerzas políticas del país para rechazar de manera contundente los hechos, incluida hoy la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común Farc, partido surgido de la desmovilización e incorporación a la institucionalidad del que fuera el principal grupo guerrillero del país, el mismo que en otros años atentara de forma similar.

Según un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en América Latina se encuentran algunas de las urbes más violentas del mundo: 41 de las 50 ciudades con los mayores índices en el ranking de homicidios se hallan en la región. Es más, América Latina sigue siendo la región con una mayor tasa de homicidios del mundo: 22 por cada 100.000 habitantes, cuatro veces por encima de la media global, lo que suponen malas noticias para el desarrollo del turismo.

En los últimos 20 años Bogotá se ha convertido en una de las capitales de América latina más seguras de la región, que cuenta en su interior con la mayor tasa de homicidios del mundo en varias ciudades como Caracas, San Pedro Sula y Acapulco, con 80 asesinatos cada 100.000, según indica un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El BID asegura que el crimen es costoso y “constituye un obstáculo al desarrollo sostenible de la región”. El organismo estima que el delito les cuesta a los países una media del 3,5% de su producto Interior Bruto (PIB). Esto equivale a 170.000 millones de dólares; estas estimaciones incluyen el gasto público en seguridad, servicios de policía, justicia y administración de prisiones y el gasto privado en seguridad, así como un enorme coste social.

La mejora de la seguridad en Bogotá y en todo Colombia ha despertado el apetito inversor, como ha venido informando REPORTUR.co. Cadenas hoteleras extranjeras y nacionales se han instalado en la capital y en el interior del país, también gracias a las nuevas rutas aéreas que unen cada vez más destinos (NH en Colombia incursionará con Tivoli, marca vacacional de Minor).

En Bogotá, por ejemplo, entre 1990 y 2000, la tasa de homicidios se redujo desde 80 por cada 100.000 habitantes a 22, gracias a la puesta en marcha de un proyecto que se centró en el desarrollo de una “cultura cívica de respeto mutuo”, según explica el BID. Además, se reforzó la policía metropolitana y se intensificó la lucha contra la violencia dentro del seno de las familias (Avianca inició la primera ruta directa entre Bogotá y Chicago)


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Los medios, las cadenas hoteleras, las agencias y la aerolíneas han sido unos irresponsables vendiendo el destino colombiano, como si fuera un paraíso de paz y tranquilidad. En estas páginas he dicho que de las primas de seguros de vida que pagan los empresas por sus empleados, las de Colombia eran las más altas. Qué pregunten a los chilenos la inseguridad que se ha generado con la inmigración colombiana incontrolada que les ha llegado.

Creo que tú comentario tiene mucho más de resentimiento, que de realidad. Uno podría decir muchas cosas de chile, su xenofobia, la inseguridad de sus Barris periféricos, pero entendemos que fueron víctimas de una dictadura y nos solidarizamos con su pueblo. Lastima que no haya reciprocidad.


LA FIRMA


Álvaro Alcocer
Analista aéreo de REPORTUR

El pasillo único


OPINIONES ANTERIORES