apostó por esta industria para desarrollar su país

Muere Fidel Castro, el líder que impulsó el Turismo en Cuba


R. R. | La Habana | 26 de noviembre de 2016 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , , , , , , , , , , ,


El líder cubano Fidel Castro ha muerto a los 90 años de edad, informó este sábado su hermano, el presidente Raúl Castro, en una alocución en la televisión estatal. El expresidente de Cuba desde 1959 hasta 2006 fue el impulsor del Turismo en su país, con una histórica y decidida apuesta desde finales de los años 80 por este Sector, que tuvo un hito en su acuerdo con el dueño de Gabriel Escarrer, dueño de Meliá, y hoy el mayor hotelero en Cuba.

“Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10:29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz”, indicó Raúl Castro, visiblemente emocionado en su alocución televisiva.

Fidel Castro decidió apostar por el turismo como la industria en la que confiar el desarrollo económico de Cuba una vez que comenzaban a darse síntomas del desmoronamiento de la URSS, y para ello eligió principalmente a los españoles para impulsar el Sector en el país, aún pese al riesgo que el desembarco en Cuba entrañaba para estos inversores dada la ley Helms-Barton de Estados Unidos que prohibía la actividad económica en la primera potencia mundial si se tenían negocios en la isla antillana.

Enrique Martinón, Pedro Pueyo, Climent Guitart y Luis Callejón fueron los primeros pioneros españoles en desarrollar el turismo en Cuba, aunque esa apuesta alcanzó otra magnitud cuando se acordó la entrada de Gabriel Escarrer en la isla antillana.

El modelo que eligió Fidel Castro para que la entrada en la isla de inversores turísticos no fuera contraria a sus postulados comunistas fue el de mantener las propiedades de los establecimientos por empresas de capital público, principalmente de las fuerzas armadas, integradas en el Grupo de Administración Empresarial (GAESA) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cuyo presidente es el poderoso general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, yerno de Raúl Castro.

La rama turística de GAESA, el Grupo de Turismo Gaviota, comenzó a cerrar acuerdos con cadenas internacionales como las españolas Meliá e Iberostar para la construcción y administración de hoteles y balnearios, principalmente en los cerca de 20 kilómetros de prístinas aguas y fina arena blanca de la Playa de Varadero, unos 100 kilómetros al este de La Habana.

El poder de GAESA como hotelero se aprecia en que un ranking de Hotels sobre las 300 mayores cadenas del mundo muestra que en 2014 Gaviota aparecía en el lugar 55 con 23.583 habitaciones, y si se combinaran con las de Cubanacán (también del grupo militar cubano y en el lugar 84 con 15.800), el conglomerado figuraría como la compañía número 34 del mundo con 39.383 habitaciones, como había recogido REPORTUR.com (Tres cadenas cubanas son las mayores hoteleras de Latinoamérica).

Fidel Castro, que inspeccionaba cada proyecto hotelero, se centró en primer lugar en desarrollar el turismo con los países europeos y posteriormente con Canadá. El primer vuelo chárter lo inició la desaparecida Oasis Airlines, con operaciones desde Madrid y Barcelona a Varadero. Maciques (Cubanacan) era el hombre fuerte del turismo aunque el Ministerio estaba en manos del hermano menos mediático de los Cienfuegos Gorriarán, Osmany (Cuba y los españoles pioneros menos conocidos).

El lanzaroteño Enrique Martinón fue el primer gran inversor de envergadura en la isla, en 1989, cuando creó una empresa mixta al 50% con Cubanacán para construir tres hoteles en la playa de Varadero, que luego dieron lugar al Sol Palmeras, el Meliá Varadero y el Meliá Las Américas, siendo el primero inaugurado por Fidel Castro y Gabriel Escarrer en mayo de 1990.

Veinte años después, Escarrer elogiaba la disposición y ayuda de Fidel Castro en el empeño por desarrollar este sector en el país, desde el inicio, recordando la inauguración de ese establecimiento. El presidente de Meliá envió entonces una placa de agradecimiento a Fidel Castro en reconocimiento por su impulso al turismo.

Hoy, tras esa apuesta histórica, el turismo vive un ‘boom’ en Cuba, y se espera llegar a la cifra de cuatro millones de visitantes extranjeros en 2016. Las autoridades  esperan que en 2020 estén disponibles en la isla 85.000 habitaciones hoteleras las cuales (Revolución en Cuba: pasará de 62 mil cuartos a 170 mil en 14 años).


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Sergio González Rubiera
Socio Director de Acti Consultores

La Promoción y el Tren Maya


OPINIONES ANTERIORES