Fue hasta 7 veces mas caro que Odile en Los Cabos

A los 9 años de Wilma, la historia de cómo operar aún en la catástrofe

Tras Wilma aseguradoras subieron primas 500% a hoteleros
Concreta DF lo que el huracán Wilma quitó a Cancún
En noviembre reabre la terminal 1 del aeropuerto de Cancún

Arturo Medina | Cancún | 21 de octubre de 2014 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , , ,


WILMA9AÑOS

Han pasado 9 años y parece que fue ayer, 60 horas que tuvieron su remanso, y al final el recuento era dramático, sin comunicaciones, sin luz, el destino turístico numero uno de Latinoamérica estaba seriamente lastimado, pues Wilma no se quería ir.

La reacción fue extraordinaria, la capacidad de reacción absolutamente increíble, miles de historias se tejieron en esos días, tratando de poner en marcha la única fuente de ingresos de éste estado abocado y entregado al turismo.

El 21 de octubre 2005 el mayor huracán de la historia, Wilma, se acercaba a las costas de Quintana Roo. Había que sacar a los turistas de la Zona Hotelera, lo que todos los años se pone en papel, hoy había que hacerlo en realidad.

Muchos pudieron partir, por carretera o en vuelos adelantados, los más se quedaron en refugios temporales. Camiones del servicios público llevaron a todos a lugares a salvo. Lo que habitualmente dura 6, 8, quizá 10 horas, fueron 60 pero finalmente se fue.

Había incertidumbre, pero en la mayoría de los casos el tema era “sobrevivir” administrar agua, comida, la ayuda estaba en camino pero el desastre era evidente.

Otros, como Miguel Ortiz, encargado del conmutador de Bestday, la online más importante de México, tenía una preocupación, sus reservaciones, había que llegar la oficina y resolver las inquietudes de los clientes ,en por lo menos dos meses quienes tenían reservación no podrían ser recibidos.

Su sorpresa fue mayúscula, la oficina que se encontraba en aquel entonces sobre el bulevar Kukulcán poco antes de llegar al “Puente Calinda”, en donde antes estuvo el Jai Alai estaba hecha pedazos. Había que improvisar; “La ciudad más cercana que no estuviera afectada era Mérida, rescatamos algunos equipos de cómputo que se veían en buen estado y un equipo de 3 personas emprendieron el camino”.

Fue en Mérida, en un salón de un hotel, en donde Bestday empezó a funcionar, había que reacomodar las reservaciones a otros destinos, o posponer el viaje a Cancún a los que así lo decidieran.

“Entre técnicos y operadores llegamos a ser 7 personas, nos turnábamos para dormir 2 o 3 horas, por unos días prácticamente no salimos de ahí, pero logramos rescatar mas del 90% de las reservas”.

Hoy Bestday tiene su cerebro principal en un quinto piso en un edificio a prueba de huracanes, con prácticamente todo resuelto, por si algún otro fenómeno llegara a afectar ésta zona del caribe.

Así como ésta, cientos de historias se escribieron alrededor del huracán más destructivo y poderoso que se ha visto; aunque habría que contar también, que en 2 meses Cancún anunció al mundo que estaba listo, el 14 de diciembre con el 80% de los cuartos disponibles, y el resto en reconstrucción o remodelación.

Wilma le cambió la cara a Cancún de muchas formas, lo mejor sin duda el saldo blanco; Hoy esta ciudad esta mejor preparada para eventos como éste que, sin embargo, todos esperamos nunca se repitan.

Las empresas hoteleras sufrieron daños calculados en por lo menos 20 mil millones de pesos, y el siniestro se consideró el más grave en la historia de las instituciones de seguros. El ajuste fue muy complicado debido a que fue el acto natural más desastroso para el sector asegurador en la historia del país, incluso más que el terremoto de 1985.

Solo por comparar el reciente huracán Odile, que afecto severamente a Los Cabos se calcula que los daños superaron los 2 mil 600 millones de pesos, Odile: aseguradoras ven más caro arreglar hoteles que hace un año.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Sergio González Rubiera
Socio director de Acti Consultores

Promoción Turística Privada


OPINIONES ANTERIORES