Fin de semana de análisis en REPORTUR

Riu y Escarrer narran cómo fue el desembarco español en el Caribe

La lista Forbes y sus errores con los ricos españoles del Turismo

Mónica Llibre | 13 de marzo de 2015 1 comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , , , , , , , , , , , , ,


gabriel-escarrer-padre-melia-luis-riu

Los pioneros del turismo vacacional relataron con motivo de la edición especial de Fitur de la revista turística líder en España Preferente los detalles de la decisión que cambió la industria, y REPORTUR ofrece a sus lectores el citado reportaje. Barceló fue el pionero en la llegada al Caribe, como lo fueron Pueyo y Escarrer en México, Meliá en Cuba, y Riu en Jamaica, a los que siguieron otros como Piñero o Fluxá.

MELIÁ. “Llegamos al Caribe en el año (1988) con nuestro primer hotel en la República Dominicana, con el Meliá Santo Domingo, un destino al que siguió México, con el Gran Meliá Cancún”, señala Escarrer a Preferente. “La decisión fue muy fácil: algunos años antes, nuestra Compañía se había lanzado a la arena internacional abriendo ni más ni menos que un hotel en Bali (Indonesia). La experiencia de abrir al turismo un destino paradisíaco como Nussa Dua, donde apenas había infraestructuras cuando llegamos, nos abrió los ojos y nos mostró el potencial de un modelo de turismo diferente al de España, donde ya éramos líderes. El Meliá Bali se convirtió en un éxito arrollador, y esta experiencia nos animó a invertir en el Caribe latino, donde el fenómeno turístico era también incipiente, y presentaba además mayores vínculos con nuestra cultura que el Suroeste de Asia”, agrega.

“Creo que los factores que más nos hacían recelar de invertir en el Caribe era la incertidumbre jurídica en algunos países ( no tanto inseguridad como incertidumbre, debido a la variabilidad de gobiernos, la reputación de corrupción con la que “cargaban” algunos destinos, etc…) y la necesidad de impulsar ciertas infraestructuras ( aunque debo decir que nos encontramos con Gobiernos muy receptivos y proactivos hacia el desarrollo turístico, la verdad)

En cuanto a los factores que nos impulsaban a tomar estos riesgos, sin duda, la oportunidad de desarrollar desde casi cero unos nuevos mercados, habiendo aprendido de nuestra experiencia de décadas en España, para hacer las cosas mejor, de modo más sostenible, y sin las cargas de “madurez” que arrastraban algunos de los destinos de sol y playa españoles…aparte, sin duda, del potencial gigantesco que representaba el mercado norteamericano!”, detalla Escarrer.

Sobre los retos ante una nueva comercialización revela que “tuvimos que implantarnos en el mercado norteamericano, y darnos a conocer, etc. Nosotros creamos nuestra base en Miami, una Comunidad con grandes vínculos latinos, y ello fue una gran decisión, incluso ahora que los mercados “domésticos” latinoamericanos han comenzado a despegar, y representan una parte creciente de nuestra clientela de resorts en el Caribe…”.

“Siempre recuerdo mi primera entrevista con el entonces Presidente de la República Dominicana, Balaguer; en ella le manifesté  la importancia de que su Gobierno hiciera un planteamiento urbano y turístico adecuado que evitase el caos que apuntaba, y le hice mucho hincapié en que este plan fomentase un desarrollo urbano y turístico sostenible, poco intensivo, para que la República Dominicana siguiera siendo un paraíso… su reacción fue de una enorme (y agradable) sorpresa, pues según me dijo, todos los empresarios solían pedir un aprovechamiento urbano y turístico más intensivo y masificado…”, explica el fundador de Meliá.

RIU. El primer hotel de Riu “fue el Riu Taino en Punta Cana, República Dominicana y se inauguró en 1991. Justo 20 años después, en 2011, inauguramos en el mismo lugar el nuevo Riu Palace Bavaro”, como recuerda Luis Riu a Preferente. “No fue hasta 1985 que nos decidimos a abrir nuestro primer hora fuera de Baleares. Fue el Riu Palmeras en Gran Canaria”, y esta “operación en Canarias fue el paso clave previo a nuestra expansión en el Caribe”, asegura.

“República Dominicana, que fue nuestro primer destino y el de muchas cadenas españolas, ofrecía playas maravillosas, un clima tropical y una oportunidad única para desarrollar desde cero una oferta hotelera en el país. Otra ventaja era compartir el mismo idioma y base cultural. En la otra cara de la moneda, estaban la falta de infraestructura y por supuesto, el riesgo que asumimos como inversores ya que se trató como toda gran apuesta, no había garantía de éxito”, apunta.

“Hubo todo tipo de obstáculos. A los normales de cualquier gran proyecto, se sumaron en este caso la falta total de infraestructuras (no había carreteras, canalización de aguas o electricidad), por supuesto no había oferta complementaria, operación de los turoperadores en el destino y la complejidad para tramitar los permisos y las licencias hizo que casi tirásemos la toalla. De hecho me lo tomé como un reto personal y le planteé a mi padre, Luis Riu Bertrán, que me trasladaba a Punta Cana un año con el objetivo de sacarlo adelante. Fue muy difícil, pero también muy gratificante ver el excelente resultado”, explica.

Pero, a su juicio, “lo más duro es también lo que recordamos ahora con más cariño. Ese vivir durante meses con casi nada. Recuerdo muy bien las dificultades de criar una familia en ese entorno. Mis tres hijos nacieron en República Dominicana y había cosas cotidianas que se volvían un reto. Por ejemplo, no había escuela así que decidimos crear una; con la que a día de hoy seguimos teniendo muy buena relación”.

“Una mención aparte merece nuestra inversión en Jamaica que supuso un reto si cabe mayor que Dominicana. Fuimos la primera cadena hotelera española en invertir en el país y nos costó mucho que nos apoyaran los turoperadores. Más de una década más tarde, contamos con cinco hoteles en Jamaica y es un destino muy apreciado por los norteamericanos y también por los europeos”, remacha Luis Riu a esta revista.

 

Lo que supone hoy

Escarrer padre asegura que “para nuestros empresarios, la implantación en destinos nuevos del Caribe ofreció la oportunidad de exportar su know how y su experiencia a un mercado  joven, frente a la madurez del mercado español. También nos permitió aprovechar fortalezas propias como la lengua y un trasfondo cultural y de valores común, y desde luego, viéndolo desde la atalaya de los casi 30 años transcurridos, nos ha permitido poner nuestras marcas “en el mapa” de mercados tan importantes en el turismo internacional como Estados Unidos y Canadá y extender nuestra reputación y la marca España. Además, supimos “arrastrar” positivamente a otros subsectores y empresas españolas hacia el Caribe, para que proveyeran de bienes y servicios al sector turístico emergente, (mobiliario, saneamientos, construcción, instalaciones, etc) con lo que el efecto beneficioso de nuestra expansión internacional se multiplicó”.

Luis Riu opina que “las cadenas españolas hemos ganado prestigio internacional y una posición de liderazgo en la hotelería vacacional que se forjó gracias a la audacia de las primeras cadenas que nos atrevimos a cruzar el Atlántico para exportar nuestro modelo. Además, es un éxito que hemos compartido con toda una industria de servicios y equipamiento que nos han acompañado en nuestra expansión internacional”.

Para Meliá, “Americas – con un peso preponderante del Caribe- representa hoy, en términos económicos, casi el 60% del Beneficio Operativo de Meliá Hotels International, y por el número y la calidad de nuestras habitaciones en la región, Caribe es también el gran “motor” para que Meliá siga siendo, casi 60 años después de su nacimiento, líder internacional en el segmento de hoteles vacacionales. En otros aspectos, como la cultura de servicio y el cuidado por la experiencia del cliente, por ejemplo, el Caribe sigue siendo  sin duda una referencia para todas nuestras marcas, y una fuente de inspiración gracias a la hospitalidad, y el “alma y la magia” que allí gestionan con gran maestría”.

En el caso de Riu, “El Caribe tiene una gran importancia estratégica para la cadena. Más del 30% de nuestras camas se encuentran ubicadas en República Dominicana, Jamaica, Aruba, Bahamas, Cuba, St. Martin y el Caribe Mexicano; y esta oferta representa el 42% de nuestras ventas”.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Al publicarse el libro ya tuve la misma sensacion ni una sola palabra para los profesionales que se dejaron la piel , y muchos, mucho mas, (la fanilia) en esta tambien para nostros apasionante aventura.


LA FIRMA


Álvaro Alcocer
Analista aéreo de REPORTUR

Emirates y el liberalismo


OPINIONES ANTERIORES