fin de semana de análisis en REPORTUR

Radiografía del ‘boom’ turístico de Turquía de este verano

‘Boom’ en todo el Caribe de los resorts para jóvenes de fiesta
La hotelería erótica se erige en la más rentable del Caribe
Accor: la estrategia más revolucionaria de la hotelería
Golpe de autoridad de las cadenas con macro operaciones
Las cadenas líderes de Cancún son pesimistas para España

Ignacio Onarrau | 22 de septiembre de 2018 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


La ocupación hotelera en el sur de Turquía ha llegado este agosto al 100% en la mayoría de los principales establecimientos. El presidente de la Asociación de Turismo de Alanya (ALTID), Burban Sili, afirmó que los hoteles habían cerrado ventas ya que su producto disponible estaba agotado, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

“Los turistas no deben venir a Alanya sin tener ante su habitación reservada”, llegó a proclamar Sili, en una zona en la que existen alrededor de 200.000 camas. En todo el país la oferta se calcula que supera holgadamente el millón de camas, aunque el eje vacacional que va desde Esmirna (Izmir) hasta Alanya aglutina una enorme parte del total.

La planta hotelera turca es así algo menor que la española, y cerca de la mitad de sus establecimientos tiene menos de diez años de vida, mientras en España este porcentaje no llega al 40 por ciento. Los principales destinos del eje citado son : Antalya, Çeşme, Bodrum, Fethiye, Kuşadası, Marmaris, Didim, Side, Mersin y Belek.

La provincia de Antalya ya suma casi 200.000 habitaciones mientras tiene 40.000 en construcción, seguida de la de Mugla, con 51.000 ya operativas y 14.000 en desarrollo, y de Esmirna, con 18.000 en funcionamiento y algo más de 6.000 en construcción.

CALIDAD. El producto hotelero turco en la zona vacacional del país suma entre 500 y 600 hoteles de cinco estrellas en unos 150 kilómetros, más que en toda España, y a precios ostensiblemente más baratos aunque no tanto en el pico de la temporada alta.

El producto hotelero vacacional de Turquía es en gran parte de estilo caribeño, con macroresorts de alrededor de 1.000 habitaciones, con algunos de entre 600 y 700, pero también otros complejos de hasta 4.000 cuartos, algo que en el Mediterráneo no ocurre en otro lugar.

Para radiografiar el boom turístico que Turquía ha vivido este verano se hace necesario conocer que más del 90 por ciento de sus clientes viajan mediante touroperador con paquetes ’todo incluido’, a diferencia de España donde existe una mayor capacidad aérea de low cost.

MERCADOS. El mercado que Turquía está llevándose más de España es el británico, el principal por encima del alemán, ya que los precios son bastante más atractivos y además en el destino existen multitud de ofertas de excursiones en barco con todo incluido por alrededor de 12 euros.

Turquía, además, cuenta con un enorme mercado interno, ya que el país roza los 80 millones de habitantes, en una de las economías más pujantes de los países emergentes, con una cada vez mayor clase media, que también concentra sus viajes a los destinos vacacionales en las semanas de agosto.

Los principales mercados para Turquía, no obstante, son el ruso, el alemán, el georgiano, el iraní, y el búlgaro, por delante del británico hasta hace un año. El año pasado recibió a 27 millones de extranjeros, frente a los 38,8 millones del 2014, cuando se acentuó su caída en la llegada de viajeros.

DIVISA. A todo ello hay que sumarle la locura por el hundimiento de la moneda turca, que provocó movimientos rápidos de todos los oportunistas que desean hacer negocio. Los grandes ganadores, sin embargo, no son los touroperadores, como se pensaba, ni tampoco los propios turistas que están comprando desesperadamente lo que pueden, sino los hoteleros turcos, que de pronto se han encontrado con un maná de ingresos frescos que puede que incluso se prolonguen en el tiempo.

La lira lleva meses hundiéndose, pero agudizó su desplome debido al conflicto con Estados Unidos, resultando como ganadores los turistas que están en Turquía, aunque sin embargo, para el turista medio, que compra vacaciones con todo incluido, no hay beneficio alguno, porque todo estaba prepagado a precios de antes de la caída de la lira.

Los touroperadores ganan algo, pero no mucho. Sus beneficios se derivarán sobre todo del fuerte incremento de viajeros en los últimos momentos de la temporada, en un país en el que todos admitían que los beneficios eran claros. Pero no ganan sobre los precios porque estos se fijan en euros o, en el caso del turismo ruso, en dólares, para toda la temporada.

Sin embargo, sí hay un gran ganador: el hotelero. Todos los precios de los mayoristas para la temporada se establecen más o menos en el invierno, de forma que los contratos se cierran sobre esa base. Los turistas viajan y los mayoristas pagan después del viaje, en la moneda acordada o en su contravalor en el momento del pago.

Es decir que hoy, el gasto que un turista está haciendo en el hotel y que será pagado tras el verano, se hace en un valor fijado en enero de este año a más tardar, sensiblemente superior al valor real que tiene hoy la moneda turca. Los hoteleros, pues, normalmente estarán cobrando estos alojamientos con un sobreprecio de hasta un 50 por ciento sobre el valor en liras en estos momentos. O sea, lo nunca visto.

La situación para el 2019 es mucho más variable. Las negociaciones para el ejercicio siguiente están empezando ahora y no es claro que los hoteleros puedan cobrar los precios en euros que habían pactado en 2018. Esto significa que la negociación abre las puertas a una posible bajada de precios que supondría un empujón tremendo para la competitividad turca y un serio revés para Portugal y España, sus principales competidores. Es decir: los precios turcos pueden caer en 2019 sin que sus rivales puedan hacer prácticamente nada.

No obstante, como reveló preferente.com, algunos hoteleros españoles han revelado a preferente.com que en los últimos días han notado un inesperado pero leve repunte en las reservas, que han achacado a que las plazas aéreas disponibles a destinos competidores, sobre todo a Turquía, se han llenado y los clientes, por lo tanto, han tenido que optar por zonas como Mallorca.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios