fin de semana de análisis en reportur

Inédito fenómeno en España con la ofensiva de extranjeros por resorts

La hotelería erótica se erige en la más rentable del Caribe
Accor: la estrategia más revolucionaria de la hotelería
Golpe de autoridad de las cadenas con macro operaciones

M. Llibre | 10 de noviembre de 2018 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Los últimos meses han concentrado los anuncios de varias cadenas hoteleras extranjeras por estrenarse en España con resorts en las zonas costeras más demandadas por el turismo internacional, gestándose una ofensiva inédita en un país donde la gran mayoría de inversión en este producto ha sido históricamente nacional, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

El flujo de inversión hotelera vacacional ha corrido tradicionalmente en el sentido de España hacia el Caribe, con la exportación a esos destinos del modelo que en los años 60 se inició en las costas españolas, liderado por unos pocos grupos hoteleros mallorquines que hace unos treinta años cruzaron el Atlántico.

El proyecto más ambicioso en este sentido es el de AMResorts, que desembarcará en Canarias y Baleares, como punta de lanza de su ambición en otros puntos del Mediterráneo, después de haberse convertido en la cadena con más camas en el Caribe junto a Meliá y Riu.

A ellos, y como ofensiva de más enjundia, cabe unírseles la tentativa de la tailandesa Minor, especializada en los productos de resorts, que con su oferta para hacerse con un paquete de control mayoritario de NH Hotel Group prevén desembarcar también en el segmento vacacional.

El capital hotelero griego también ha coincidido en ultimar su desembarco en España con dos de sus enseñas de más nivel como Ikos y Aria, mientras desde Francia, Asia y Estados Unidos también hay proyectos en marcha o ya abiertos para el producto hotelero vacacional.

Ikos Resorts, especializada en el “todo incluido de lujo”, anunció en marzo su desembarco en España con la compra del hotel Costa del Sol Princess en Estepona de 400 habitaciones, que reabrirá como Ikos Andalusia en mayo de 2020 tras una inversión de 150 millones de euros, y que contará como nuevo consejero delegado de Ikos Iberia a Luis Herault, exejecutivo de Iberostar, Port Aventura y KSL

Aria Hotels, de su lado, una pequeña cadena de unos 25 hoteles en Grecia, será la segunda hotelera de ese país que se expande a España, al asociarse en el país con el empresario Ignacio Moreno de los Ríos, que será el CEO de la hotelera, que aquí se llamará Aria Hotels Spain.

La cadena ha anunciado que abrirá oficinas en Madrid, desde donde empezará a buscar oportunidades para abrir hoteles en nuestro país, siguiendo la misma filosofía comercial que le ha resultado exitosa en Grecia. Espera anunciar su primera apertura en España en unos meses.

El responsable en España, Ignacio Moreno, dijo que “Grecia y España comparten las características de los mercados turísticos maduros”, por lo que “Aria está demostrando que aún hay espacio para crecer pero si se ofrecen productos bien concebidos y con conceptos originales. El viaje basado en la inmersión en la cultura local es una alternativa bien recibida a los mercados de turismo de masas”, añadió.

MARBELLA. Club Med, de su lado, vuelve a España con elemblemático Hotel Don Miguel de Marbella, y materializa el deseo de otras grandes cadenas internacionales que anhelan entrar en el país. Four Seasons y Mandarin son algunas que lo harán en breve, mientras The Peninsula, Rosewood o AMResorts buscan emplazamientos para desembarcar pronto en España, y sumarse a Hyatt, Accor, Marriott, IHG, Hilton, Travelodge, Wyndham, Jumeirah o Campanile.

En Marbella, el magnate indio Harry Mohinani, co-propietario de la inmobiliaria Platinum States, invertirá 300 millones de euros con la construcción del hotel W Marbella Resort, de cinco estrellas y 50 mil metros cuadrados con 200 habitaciones. Con esta operación, un proyecto conjunto con el grupo Marriott, invertirá en el turismo de “gran lujo” en Marbella.

También en Marbella, la reconocida marca de restauración Nobu incursiona en el sector hotelero español de la mano de su marca Nobu Hotels con dos establecimientos: el primero que prevé abrir en junio en Ibiza y otro para la primavera de 2018 en Marbella, con un hotel boutique de 14 habitaciones.

YA ABIERTOS. Otras cadenas abiertas a desembarcar como hoteleros de resorts en España sería la canadiense Sunwing, cuya cadena capitanea un ejecutivo español como Jordi Pelfort, y que se sumaría a otros inversores como los chinos de GPRO que se hicieron hace pocos años con el Valparaíso de Mallorca.

La cadena árabe Jumeirah se sumó como otro caso de inversión desde Oriente que desembarcó en un resort español con su apertura de un hotel de lujo en el Puerto de Sóller (Mallorca), con lo que se añadía en la isla a otros productos cinco estrellas de resorts de marcas extranjeras como Sheraton, St Regis o Hyatt, mientras en otras islas españolas destacan las enseñas Ritz-Carlton o Hard Rock en Tenerife.

Desde el capital egipcio-alemán, cabe destacar también la fuerte irrupción de Labranda, propiedad de FTI, que como adelantó antes que nadie Preferente se ha llegado a convertir en la tercera cadena con más camas en Canarias tras la mallorquina Riu y la catalana H10.

A pesar de esta ofensiva, datos como los de Ashotel evidencian que el bajón turístico que vive España también afecta a donde se ubican los mejores resorts del país, al Sur de Tenerife, con el Bahía del Duque, el Ritz-Carlton Abama, el Sheraton La Caleta, el Jardines de Nivaria, el Vincci Plantación del Sur, el Jardines del Teide, el Iberostar Mirador, el Hard Rock o el Palacio de Isora.

COYUNTURA. La falta de suelo se está revelando como la principal traba de la expansión de las cadenas de resorts en España, y es por ello que los nuevos inversores extranjeros están optando por quedarse establecimientos ya edificados, que ante la irrupción de las socimis en el negocio inmobiliario ha disparado aún más los precios.

Los fondos extranjeros se encuentran en plena búsqueda de aún más inmuebles hoteleros, especialmente por las zonas turísticas de playa, pese a la negativa aún de algunas cadenas de deshacerse de la propiedad inmobiliaria y pese a los elevados precios en los que se encuentra hoy el mercado.

Apoyado por gigantes como Tui y Thomas Cook, el producto turístico vacacional fue creciendo hasta convertirse hoy en una de las ‘commodities’ imprescindibles y características de Occidente, aunque con una estacionalidad en Europa que no se daba en destinos puntuales como Canarias ni en general en el Caribe.

El aterrizaje de estas cadenas en España supone un hito, pues nunca tantas cadenas vacacional extranjeras había coincidido con una ofensiva por abrir resorts en el país, al tiempo que buscan también tener un papel protagonista en la elevación de la calidad del destino y por supuesto en la consolidación del nicho.


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios