fin de semana de análisis en REPORTUR

El producto hotelero se reinventa a toda prisa con nuevos conceptos


M. Llibre | 11 de mayo de 2019 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


El producto hotelero está cambiando en estos últimos años a más velocidad que nunca, intentando seguir la rapidez con la que están evolucionando los gustos de la demanda en plena era hiperconectada gracias a la tecnología, y también más concienciada sobre la ecología, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Las cada vez más crecientes preferencias de los viajeros apuntan hacia hoteles con habitaciones más pequeñas pero con más zonas comunes donde socializar, con comidas más vegetarianas y disponibles a cualquier hora, con más compromiso ambiental y con una tecnología que permita tanto hacer el check-in como abrir las puertas.

Así, esta amplia y más específica demanda de los viajeros modernos está impulsando a muchos hoteleros a repensar las configuraciones de sus habitaciones, con tipos de habitaciones no estándar dentro de sus hoteles, lo que significa que el plan preestablecido del pasado, con una proporción fija de habitaciones dobles, queen y king, más suites, ahora está abierto a la reinterpretación y la reinvención. 

Otros están creando conceptos de habitación completamente fuera del espectro de configuración estándar, con habitaciones temáticas, habitaciones con literas, habitaciones diseñadas para grupos más grandes y áreas de resort completamente separadas son solo algunos de los diseños que cada vez son más frecuentes.

“La industria está ofreciendo más tipos de habitaciones dentro de un hotel, lo que permite que personas con diferentes presupuestos y necesidades permanezcan bajo un mismo techo”, asegura a HNN David Bowd, CEO de Salt Hotels, propietario y operador de The Asbury Hotel en Asbury Park, Nueva Jersey.

Un concepto de habitación con tendencia es que la que cuenta con literas, que pueden ser un gran atractivo para las familias que viajan con varios niños pequeños, incluidas las familias extensas que viajan juntas en viajes o reuniones familiares, que puede ser más rentable, en línea con los hostales.

EL FUTURO. Premier Inn, una de las cadenas de hoteles convencionales low-cost más importantes de Europa, ha lanzado Zip, que apunta al futuro: su primer hotel se ha inaugurado en Cardiff, la capital galesa, con 8 metros cuadrados y precios que van de los 20 a los 50 euros, con habitaciones hiper pequeñas, modernas, confortables, céntricas, casi de cabina de avión, pero a precios pequeños. 

Se trata de un creciente modelo no enfocado si se va a pasar las vacaciones en un hotel, sino para si únicamente se necesita para dormir, con ttodos los complementos, como en las aerolíneas low-cost, que van aparte, uncluyendo el aparcamiento, muy importante en hoteles céntricos. 

El citado de Cardiff es el primer hotel de una cadena que pretende expandirse por toda Europa porque Premier Inn cree que este es el verdadero futuro. Desde el punto de vista del cliente, si busca emplazamiento, es una buena opción. Desde el punto de vista del hotel, pueden dar más ingresos incluso que un Ritz porque en el espacio en el que colocan seis habitaciones, el Ritz coloca una.

En el caso de la capital galesa, el hotel no está céntrico, pero en el caso de Londres, por un habitación muy céntrica, en un día de mucha demanda, el precio llegó a ser de 200 euros la noche, muy superior al precio de un hotel de gran lujo, si se analiza el coste por metro cuadrado.

Premier Inn es una cadena hotelera propiedad del grupo Whitbread, que dispone actualmente de una gran liquidez para consolidar su cadena hotelera, debido a que acaba de vender su cadena de cafeterías Costa a Coca Cola.

ALCANCE. La expansión de este tipo de hoteles tiene la limitación que le impone la legislación en muchos países –sería el caso español– sobre número mínimo de metros cuadrados que debe ofrecer una habitación hotelera, pero no son todos los países que aplican estas restricciones, pues en Irlanda del Norte, por ejemplo, la cadena Easy Hotel tuvo problemas porque allí sí hay un tamaño mínimo.

Hace meses que Preferente viene contando cómo cada día aparecen nuevas cadenas hoteleras que ofrecen ‘microhabitaciones’, fenómeno que aún no ha llegado a España pero que, obviamente, se espera en breve, pues junto a Premier Inn, también Hilton tiene en mente desarrollar este producto.

El último caso es el de Z Hotels, que ofrece habitaciones pequeñas en el centro de Londres a 190 libras la noche; pero también está el caso más famoso de EasyHotels, una de las cadenas que más crece o el caso del Best Western Corona, también en Londres, que cobra 144 libras por una habitación céntrica. 

Desde el punto de vista del hotelero, el razonamiento es de Z Hotels es que cobra al cliente 23,75 libras por metro cuadrado mientras que el Ritz, que ofrece habitaciones más grandes, apenas vale 15,70 por metro, o sea que el negocio parece más rentable el de ofrecer muchas habitaciones pequeñas a un precio medio que una habitación grande a un precio enorme, porque en general el cliente no va al hotel a pasar el día ni a disfrutar de la habitación, sino apenas a dormir.

Easyhotels ofrece lo mismo que Zip —en realidad un poco más pequeño, con 6 metros cuadrados—, pero después los extras, que no necesariamente se han de pedir, lo encarecen todo, como por ejemplo, que las camas no se hacen cada día, lo cual supone grandes ahorros, y que quien quiera ver la televisión ha de pagar, de modo que la influencia japonesa está llegando a Europa. 

MILENNIALS. Junto a esta tendencia, una encuesta de la American Hotel & Lodging Association (AHLA) revela el impacto que ya está teniendo en el producto hotelero la irrupción de los jóvenes como clientes hoteleros, entre cuyos gustos destaca que prefieren más zonas comunes donde socializar.

El citado estudio del lobby hotelero estadounidense revela por ejemplo que en los últimos años ha habido un importante incremento de los hoteles que han ampliado las zonas comunes donde sus huéspedes pueden pasar más tiempo a la vez que conocer a gente.

Asimismo, los Milennials también se distinguen porque entre sus gustos culinarios están las comidas más vegetariana y en especial aquellas que ya lista para coger a cualquier hora, y que no necesitan ser cocinadas, en otro cambio de tendencia que ya se viene apreciando en cada vez más hoteles de Estados Unidos.

Otro de los aspectos que caracterizan a las preferencias de los clientes más jóvenes es su concienciación medioambiental, y en que la mayor parte de los servicios e instalaciones de los hoteles tengan el mayor enfoque sostenible con la naturaleza, empezando por ejemplo con el ahorro de lavados de toallas.

Finalmente, el que para muchos es el punto clave en cuanto a los gustos de esta generación es el de la tecnología, ya que la encuesta de la AHLA muestra un gran aumento de los hoteles con su propia aplicación para móviles en la que aparecen los servicios del establecimiento, además de que permitan el check-in previo y abrir la puerta de la habitación con el teléfono.

Así, el producto hotelero clásico, impulsado por el liderazgo transformador en EEUU y Reino Unido, está experimentando de forma muy mayoritaria una muy rápida evolución hacia los nuevos gustos de la demanda, que al calor sobre todo de los smartphones ha cambiado más en los últimos años que en todos los anteriores, dificultando que la oferta haya podido seguir adaptándose al mismo ritmo, hasta tumbar los conceptos más dogmáticos.

 

El dilema de las reformas, ¿gastarse poco o mucho?

Ante este fenómeno de más rápida evolución que nunca de las demandas de los clientes, los hoteleros afrontan el dilema a la hora de renovar sus establecimientos de si acometer una gran inversión con un producto que pueda durar mucho tiempo, o en cambio, ser más comedidos y poder volver a readaptarlo con más frecuencia para estar siempre en boga aunque sea con peores calidades.

El CEO de Riu Hotels & Resorts, Luis Riu Güell, declaró este enero en la primera entrada de su blog personal que “los hoteles piden una actualización como mínimo cada 10 años”, luego de que “durante 2018 hemos reinaugurado cinco hoteles después de renovaciones profundas”.

Iberostar, por ejemplo, tiene previsto invertir mil millones de euros en los próximos ocho años para “reposicionar su planta hotelera y dotarla de mayor sofisticación”. El plan del grupo pasa por apostar por los hoteles de cinco estrellas, según anunció su COO, Aurelio Vázquez, durante la presentación Hotel Trends, organizada por Colliers, informa EjePrime.

“A las clases medias acomodadas los hoteles de cuatro estrellas se les quedan cortos”, ha asegurado Vázquez en un acto sobre las tendencias del sector hotelero, por lo que para Iberostar, esta tendencia “supone una excelente oportunidad”, pero alertan del “peligro” de apostar por el “lujo inalcanzable”.

Así, Riu impone un elevado ritmo de renovaciones, para estar siempre lo más alineado posible con los gustos del cliente, mientras Iberostar busca hacerlo compatible anticipando las tendencias que se van a imponer y pudiendo hacer así un mayor esfuerzo por la aumentar la calidad.

 

Nacen también nuevos destinos como Albania

Junto a los nuevos productos hoteleros también aparecen en el mercado turístico nuevos destinos con grandes mimbres para convertirse en estrellas tras años cerrados al mundo por motivos políticos, siendo el último caso el de Albania, donde dos hoteleras españolas, Meliá e Iberostar, van a liderar el desarrollo turístico del país, como hacen también ambas en Cuba.

En 1992, Albania acabó con el régimen comunista que estuvo al frente del país 46 años, en un momento en que Tirana, la capital, contaba con 250.000 habitantes con una economía tan muy atrasada que apenas había coches en toda la capital, pero un cuarto de siglo después la población de Tirana casi alcanza el millón, mientras que el número de turistas que llegan al país crece de media un 12% desde 2013, según datos del Gobierno local.

En el sector turístico ha puesto el gobierno municipal de la capital, liderado por Erion Veliaj, todos sus esfuerzos para seguir aumentando estos registros, buscando ofertar un turismo de compras, espectáculos y ligado sobre todo a la preservación del medio ambiente, según ABC. 

Así, durante el primer año de su mandato se liberaron 40.000 metros cuadrados de espacio público. Además, pretende revitalizar la plaza de Skanderbeg (el héroe nacional del país), que cuenta con una dimensión de 43.000 metros cuadrados, siendo una de las zonas peatonales más grandes de Europa del Este. Para ello, dotará al recinto de más espacios verdes.

A este proyecto se le suma la remodelación del Nuevo Bazar, una zona de compras donde operan unas 308 empresas. El plan pretende que esta zona tenga un modelo parecido a los centros de compras de los países más modernos de Europa. Además, otras diferentes remodelaciones que se acometerán serán en el Bulevar, el Teatro Nacional y el pabellón deportivo «Olympic Park».

Pero no está en la capital el grueso del proyecto turístico del país, sino en sus decenas de kilómetros de playas vírgenes para coger grandes desarrollos de resorts, que van a empezar con las dos citadas cadenas mallorquinas lideradas por las familias Escarrer y Fluxá, a las que se unirán Hilton o Hyatt.

El Grupo Iberostar anunció por boca de su presidente, Miguel Fluxá, su plan para incorporar en Albania 3 mil habitaciones en 6 hoteles durante los próximos cinco años, para lo cual invertirá unos 300 millones de euros en el país, siendo el más ambicioso en el desarrollo del destino.

Meliá, de su lado, también anunció hace pocas semanas la incorporación de un nuevo hotel en Tirana gracias a las nuevas medidas impulsadas en el país para estimular el turismo, buscando convertirse en el hotel internacional de referencia en la capital de Albania. 

Meliá Tirana, de 140 habitaciones, formará parte de un proyecto icónico de arquitectura en el mismo corazón de la ciudad, que facilitará su posicionamiento como hotel emblemático y de última generación, representativo de la nueva oferta hotelera de calidad que el país pretende impulsar. 

El edificio, que combina diferentes volúmenes de fachada, aglutinará también oferta residencial, comercial y espacio para oficinas, y estará ubicado en el centro, a corta distancia de los principales puntos de interés turístico, como la Torre del Reloj, la Catedral o el Museo Nacional de Historia, así como de las principales sedes empresariales y gubernamentales.

Meliá Tirana prevé abrir sus puertas en 2021, si bien la compañía espera abrir antes (2020) otro hotel en Albania, el Meliá Durres, un resort vacacional de cinco estrellas y 400 habitaciones en Gjiri Lalzit Bay, al norte de Durres, la segunda ciudad más importante del país. 

“Con una situación privilegiada en el mar Adriático, unas excelentes condiciones climáticas, una infraestructura en desarrollo y con incentivos para la inversión y un rico patrimonio cultural, Albania reúne todos los ingredientes para ser un nuevo referente turístico del Mediterráneo, y Meliá tiene mucho que aportar gracias a su experiencia y conocimiento del mercado” aseguró Gabriel Escarrer, CEO de Meliá

Meliá ha demostrado no tener países difíciles, pues Escarrer padre se estrenó en el extranjero en la Indonesia de Suharto en 1985 y luego conectó con Fidel Castro para su histórica expansión en Cuba desde principios de los noventa, además de haber sido la pionera que ha abierto camino a las grandes hoteleras por el mundo, como en los últimos países cerrados donde ha abierto o va a abrir como Irán y Myanmar. 


País

Sector

Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Sergio González Rubiera
Socio director de Acti Consultores

Sin visión y sin voluntad de Turismo…


OPINIONES ANTERIORES