Fin de semana de análisis en REPORTUR

Trump, una pesadilla para los hoteleros del Caribe hispano


M. R. | 20 de julio de 2019 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Donald J. Trump, presidente de los Estados Unidos, se ha convertido en un quebradero de cabeza para los hoteleros del Caribe hispano, con su determinación de entorpecer el turismo en Cuba y con su distanciamiento político con México, que ha derivado en una gran ralentización en los flujos de norteamericanos a las playas del Caribe, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

La portada de Preferente de diciembre de 2016 abría con el titular “amenaza política al Turismo”, con las fotos de los recién elegidos líderes de los Ejecutivos de Estados Unidos, Reino Unido y España, por sus visiones proteccionistas, por medidas como el Brexit, o por la falta de rango a la mayor industria nacional.

Las principales hoteleras del Caribe hispano van a padecer este año como en ninguno de los anteriores unas bajadas históricas en rentabilidad a causa sobre todo del declive turístico en México, de donde han venido obteniendo el grueso de sus beneficios, mientras Dominicana se ha visto afectada por una campaña infundada de desprestigio.

Cuba, que con la histórica inversión turística española se ha convertido en una apuesta estratégica a nivel de Estado, aparece ahora también con un horizonte más ensombrecido una vez Donald Trump ha decidido pasar a la acción en poner en la mira a los negocios hoteleros en la isla.

El presidente estadounidense, con un indiscutible resultado para la economía de su país desde que llegó a la Casa Blanca, se mantuvo durante su primera mitad de mandato con una actitud más silente sobre Cuba, pero tras la crisis en Venezuela dio el paso de apuntar a la isla y en concreto a su actividad más sensible como es el Turismo.

Trump, así, se decidió a impulsar las reclamaciones judiciales de expropiados en Cuba, con el fin de frenar las inversiones en una isla en la que, según un gran conocedor de ella como Miguel Fluxá, estuvo analizando desembarcar antes de su victoria electoral.

El actual inquilino de la Casa Blanca es el primero en ser hotelero y antiguo dueño de una aerolínea, por lo que ningún presidente estadounidense ha conocido tanto las sensibilidades del negocio turístico como él, pero ello se está traduciendo en querer cerrarlo a sus fronteras.

Por ejemplo, la hostilidad mostrada en su campaña electoral hacia México también se ha hecho sentir en los ritmos de crecimiento que el turismo estadounidense venía registrando hacia el aeropuerto de Cancún, que ahora sufre los primeros descensos de ese mercado.

El viajero estadounidense supone la mitad del total extranjero en las playas del Caribe mexicano, y además es el que paga tarifas más caras y por lo tanto el que ha venido sustentando las enormes rentabilidades que las grandes hoteleras españolas han disfrutado en los últimos años en ese destino.

Por ello, algunos hoteleros españoles, que bajo el mandato de Trump han abierto hoteles en Estados Unidos, esperan que el líder del mundo libre termine su paso por la Casa Blanca cuanto antes, porque solo un país aliado como República Dominicana se ha mantenido al margen de las crisis.

También en Dominicana la influencia de Trump ha tenido su peso con el impulso al proyecto de levantar torres de más de 20 pisos en zonas donde la altura máxima era la de las palmeras, de 3 o 4 plantas, que ha sido el modelo de los empresarios turísticos españoles (Por qué Barack Obama ha sido un maná para el Turismo).

Estados Unidos representa el primer mercado en rentabilidad para las grandes hoteleras del caribe, y ningún presidente de ese país ha tenido nunca tanto impacto en los vaivenes de sus resultados como el actual, también censurado por el mayor líder turístico en esa nación como Alex Zozaya, el CEO del primer grupo estadounidense.

Trump también se ha centrado en proteger a los tres grandes gigantes aéreos estadounidenses —American, United y Delta— frente a las amenazas de las grandes aerolíneas del Golfo Pérsico, una de las cuales, Qatar, es la accionista de referencia de IAG, el grupo de Iberia, y que ahora está lejos de sus mejores perspectivas.

La nueva ofensiva que ha decretado contra Irán también amenaza con una subida del precio del petróleo, que encarecería los billetes aéreos, y dificultaría con ello mantener los crecimientos de los viajes que viene dándose en todo mundo desde hace unos años, por lo que en definitiva Trump se ha convertido en una jaqueca para el turismo.

Los hoteleros de Jamaica, Bahamas y Aruba, según pudo constatar REPORTUR.mx, están viviendo el mejor momento de su historia al aprovecharse del desvío de turistas desde los tres mayores destinos del Caribe –Cancún/Riviera Maya, Punta Cana y Cuba, todos de habla hispana–, que por primera vez han coincidido en vivir una contracción de reservas por distintos motivos.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Sergio González Rubiera
Socio de Acti Consultores

Necesaria una Campaña de Promoción


OPINIONES ANTERIORES