fin de semana de análisis en REPORTUR

Riu afronta en Maldivas el mayor reto turístico de su historia


J. M. | 17 de agosto de 2019 3 comentarios


TEMAS RELACIONADOS: , , , ,


La familia Riu admite que la puesta en marcha de sus dos hoteles en Maldivas ha sido uno de los retos más complicados de la cadena hotelera mallorquina. La historia de los dos hoteles de Riu en Maldivas comienza cuando Luis Riu acudió de viaje a Maldivas junto a su mujer para pasar unas vacaciones. Uno de sus días de descanso los aprovechó para  recorrer con un hidroavión el Océano Indico y descubrió las dos islas que desde mayo se han sumado a la cadena hotelera de la familia Riu, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Riu Palace Maldivas y Riu Atoll son los dos hoteles que la cadena hotelera española acaba de abrir en el Atolon Dhaalu, en pleno Océano Indico, y construidos en dos islas que están unidas por una pasarela de unos 800 metros. De punta a punta, de isla a isla, la distancia apenas supera los 3 kilómetros.

El Riu Palace Maldivas es un hotel de 5 estrellas de 176 habitaciones, con suites sobre el mar, y algunas de ellas con piscina privada. El Riu Atoll, de 4 estrellas, cuenta con 264 habitaciones. Ambos hoteles están dirigidos por el mallorquín Iñigo Berastain y el su régimen es de “todo incluido”, un sistema poco habitual en otros resorts de Maldivas.

El proyecto de Riu en Maldivas es complejo porque no solo hay que dar alojamiento y manutención a los clientes. También los trabajadores necesitan habitaciones para dormir, servicio de comida, supermercado,  gimnasio, una peluquería e incluso una mezquita para rezar, una de las imposiciones del gobierno de Maldivas a las empresas turísticas que se instalan en el país. La totalidad de la población de Maldivas es musulmana.

La inversión para levantar estos dos hoteles ha sido de 135 millones,  y en la construcción han trabajado empresas de Dinamarca, China y Japón durante más de dos años. Una de las mayores complejidades es el mantener lleno el economato. Para ello hay que prever las necesidades con tres meses de anticipación, que es el tiempo que necesitan los barcos que Riu llena en España para llegar hasta sus dos hoteles en medio del Océano Indico.

Los hoteles de Riu en Maldivas están fácilmente conectados a través del aeropuerto de Kudahuvadhoo, a escasos 30 minutos en barco de las instalaciones turísticas de la cadena española. Los vuelos entre Kudahuvadhoo y Male, la capital de Maldivas, son continuos. Riu espera que la compañía Evelop facilite el traslado en avión desde España a Maldivas con vuelos directos para ahorrarse las escalas de horas en otros aeropuertos, si bien habrá que esperar un año para mejorar los enlaces aéreos.

Pese a las grandes dificultades que ha supuesto construir dos hoteles en medio del Océano Indico, Riu no descarta impulsar más proyectos turísticos en el país dentro de dos o tres años.

Las Islas Maldivas es uno de los destinos turísticos de moda. En realidad, son 1.200 islas, 203 de ellas habitadas, que se encuentran en pleno Océano Índico, al sudoeste de Sri Lanka y a 450 kilómetros de India. Dicen de las Maldivas que es lo más parecido a un paraíso que un turista puede encontrar cuando viaja alrededor del mundo. 

La historia de Maldivas como destino turístico comenzó en 1972 cuando un grupo de viajeros italianos visitaron por casualidad una de las islas. Allí se alojaron en algo parecido a un hotel, el Kurumba, que en realidad eran cabañas hechas con hojas de palmeras y sin ningún tipo de servicio. Los italianos aseguran que, pese a no tener ningún lujo, se sentían como si hubiesen descubierto el paraíso.

El destino turístico descubierto en 1972  gracias a unos italianos que encontraron unas pequeñas islas perdidas en medio del Océano Indico ha cambiado profundamente. En estos 45 años, Maldivas ha experimentado un gran recorrido turístico. En 2018 un millón y medio de turistas visitaron este destino, dejando unos beneficios de 2.800 millones de euros, lo que supone una tercera parte del producto interior bruto. En la década de los 60 Maldivas no tenía ni un solo aeropuerto, ni electricidad en la mayoría de las islas, ni tampoco contaba con entidades bancarias donde depositar el dinero. 

Cuarenta años después, la oferta hotelera se encuentra dispersa en sus atolones y son famosas las habitaciones construidas encima del agua, donde el turista apenas tiene que caminar unos metros desde su cama hasta la escalerilla que accede a las aguas turquesas del Océano Indico. En Maldivas no hace falta retocar ninguna foto para mostrar sus encantos naturales. Las playas y las aguas son únicas en el mundo gracias a la configuración de un territorio formado por más de mil islas que ejercen de barrera, aunque tampoco está exento a los riesgos naturales. En 2004 se vivió un tsunami que dejó 80 muertos en el país. Aún hoy los habitantes de Maldivas observan el mar con miedo a que otro tsunami convierta el país en un simple recuerdo.

Pese a ser un territorio insular y reducido, Maldivas cuenta con cinco aeropuertos, tres de ellos internacionales, que se conectan diariamente con Europa a escalas en Dubai, Doha o Estambul, sobre todo. Además de las grandes compañías como Emirates, Turkish  Airlines o Qatar Airways, otras pequeñas compañías conectan las islas con aviones turbohélices o incluso los turistas tienen la posibilidad de llegar directamente al pie de su propio resort con hidroaviones. El principal aeropuerto del país se encuentra en su capital, Male, lo más parecido a una ciudad occidental que hay en Maldivas.

Las principales cadenas hoteleras del mundo han instalado sus resorts de lujo en Maldivas. La gran ventaja es que solo hay un resort por isla, lo que da una sensación de exclusividad para los clientes. Aunque también existen hoteles más económicos, por 50 euros la noche, el lujo de los resorts no está alcance de todos los bolsillos. Pasar una semana de vacaciones puede costar a partir de 1.500 euros por persona, con vuelos incluidos, si bien la mayoría de cadenas solo ofrecen servicio de alojamiento y desayuno.

Las propias cadenas hoteleras se encargan de realizar el receptivo. Los empleados de los resorts esperan a sus clientes en los aeropuertos, se encargan del “check in” de los enlaces aéreos, de recoger las maletas, y del traslado en barco hasta los embarcaderos de los hoteles.

La evolución turística de Maldivas fue una gran sorpresa para aquellos expertos de Naciones Unidas que, tras visitar las islas en la década de los 60, vaticinaron que no tendría ningún futuro, que era complicado que el turismo llegara hasta ahí. Desde entonces el turismo no ha dejado de crecer en el paraíso.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Un “olé” como una catedral por la empresa mallorquina. Yo como muchos mallorquines me siento orgulloso de esas empresas que tenemos

“en la construcción han trabajado empresas de Dinamarca, China y Japón” y muchas empresas de MALLORCA, que para algo la propiedad es mallorquína y piensa en las empresas de casa.

Para darles con una caña rajá 😂


LA FIRMA


Álvaro Alcocer
Analista aéreo de REPORTUR

Talento aéreo sin capital en España


OPINIONES ANTERIORES