Fin de semana de análisis en REPORTUR

Revolución: boom en España de hotelería low cost


M. Llibre | 14 de septiembre de 2019 1 comentario


TEMAS RELACIONADOS:


España se encamina a experimentar un boom de hotelería de low cost, ante la multitud de proyectos de futuros establecimientos de bajos costes, nuevos hostales, e incluso hoteles cápsula, que nacen al calor de una demanda de menores de 35 años que han impulsado las aerolíneas low cost, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

Unos hitos que revelan el recorrido de este tipo de producto son el desembarco en España de la cadena india Oyo, la apuesta de grandes socimis como Azora por este segmento, o la intención de cadenas como Room Mate o Petit Palace de expandirse con la hotelería de servicios más básicos.

Tanto los llamados ‘hostels’ como los hoteles de bajo coste son aún un negocio con escaso desarrollo en España, aunque este mercado se ha multiplicado en el último lustro por el ‘boom’ de los pisos turísticos y el desarrollo de plataformas como Airbnb, dirigidas sobre todo hacia un perfil de gente joven.

La rentabilidad por metro cuadrado de este tipo de establecimientos es en muchos casos mayor que la de los hoteles convencionales, ya que a diferencia de los establecimientos clásicos en los que se paga por habitación, en los ‘hostels’ se paga por persona, y sobre todo tienen unos costes mucho más bajos.

Otro factor que augura un ‘boom’ para esta fórmula de alojamientos son las menores limitaciones para su expansión, ya que solo se requieren plantas de un edificio en lugar de un edificio entero, abriendo así el abanico de localizaciones y permisos para los interesados.

BARCELONA. El pasado marzo, el Ayuntamiento de Barcelona facilitaba la lista proyectos hoteleros en marcha en la ciudad, con sólo la mitad serán hoteles, y el resto correspondiendo a hostales, pensiones, albergues y apartamentos turístico, especialmente fuera del centro de la ciudad.

“Nunca había habido tantos hostales, albergues y pensiones en el listado de futuros establecimientos turísticos de Barcelona”, lo que ”bajará inevitablemente el nivel de los hoteles y también de los turistas que atraerán”, alertaron diversos expertos turísticos, ante la imposibilidad de abrir nuevos hoteles en el centro, lo que dificulta la llegada de las grandes cadenas internacionales.

El caso de Barcelona se extiende en cierta manera por el resto de España, donde la oferta hotelera de máximo lujo no logra las rentabilidades previstas, ya que pese a existir una demanda estable, los costes son en la mayoría de casos demasiado altos para las tarifas que soporta el destino, y el tamaño de ese mercado del mayor nivel.

“Actualmente hay mucho interés por este segmento inmobiliario en España y Portugal, tanto de grupos internacionales que están tratando de replicar su modelo de negocio en España como de inversores nacionales que han lanzado sus propios modelos”, explicó a El Confidencial Patricio Palomar, consultor sénior de inversión en AIRE Partners.

OYO. Como adelantó en primicia preferente.com, un hito en este boom vino de Oyo Rooms, la cadena india que es la de mayor crecimiento en la historia, que fichó para acentuar su expansión en España a Oriol Maresch, ex director de Desarrollo y Operaciones de Best Western, al mismo tiempo que incorporó para el mismo cometido a Irene García, ex de Husa.

Oyo Rooms, que como adelantó el periódico turístico líder mundial ya había tenido un fulgurante desembarco en España, ha encomendado a Irene García ser una de las responsables de Desarrollo de Negocio de la cadena en el país, mientras a Oriol Maresch le ha encargado la dirección de las Cuentas Estratégicas.

Oyo Rooms, de acuerdo a la información a la que tuvo acceso preferente.com, ya suma más de una veintena de hoteles en España, suponiendo también un crecimiento inaudito en tan poco tiempo, y en algunos de ellos participando incluso como inversores en las reformas.

Oyo Rooms busca expandirse en los mercados más grandes del mundo para poder convertirse en la mayor cadena hotelera, según ha reveló hace unas semanas el CEO de la empresa, Ritesh Agarwal. “Buscamos entrar en los 20 mercados maduros más grandes del mundo. Además, estos son mercados polivalentes, como es el caso de China y Reino Unido, mediante los cuales podremos llegar a ser la mayor cadena de hoteles en un futuro no muy lejano”, había indicado Agarwal.

La hotelera india estrenará a finales de este mes de abril su hotel número 50 en Reino Unido. En China, la cadena entró hace poco más de un año y ya cuenta en el gigante asiático con 180.000 habitaciones franquiciadas y arrendadas, y más de 4.000 hoteles bajo franquicia o ‘manchise’. “Estamos avanzando agresivamente para convertirnos en la marca hotelera más grande y apreciada del mundo”, señaló Agarwal.

EL SECRETO. En cuanto a la clave de su éxito, el consejero delegado de Oyo Rooms ha asegurado que la empresa ha aprovechado la brecha que existe en el mercado entre las grandes cadenas y los hoteles pequeños o independientes para sacar ventaja.

“A nivel mundial, la mayoría de las hoteleras operan propiedades que tienen más de 100 habitaciones, mientras que en realidad casi el 80% a 90% de los activos en la industria son hoteles pequeños o independientes con menos de 100 habitaciones. Esta es una oportunidad que las grandes cadenas no aprovecharon, creando un espacio único para nosotros”, señala.

Su éxito también se basa en un modelo que es capaz de adaptarse a los matices locales de cada región, personalizando la experiencia de los clientes. “Por ejemplo, en Filipinas, como el país tiene muchos cristianos devotos, la mayoría de las habitaciones de hotel guardan una copia de la Biblia. En Indonesia, la mayoría de las habitaciones de hotel tienen el letrero Qibla, que significa la dirección en la que se deben ofrecer las oraciones diarias, etc”, subraya Agarwal.

“En promedio, aumentamos la ocupación de un 25% a un 65% en menos de tres meses, y, en algunos casos, hasta un 90% y en los últimos cinco años nuestro crecimiento se ha cuadruplicado”, concluye el CEO de Oyo Rooms. 

FONDOS. Otro de los hitos para el despliegue de esta tendencia viene de la apuesta de gestoras de inversiones como Azora con la compra de cuatro edificios en Madrid, Bilbao, Lisboa y Bruselas con el objetivo de transformarlos en hoteles ‘low cost’ y con la idea de gestionarlos y abrirlos entre 2020 y 2021. 

Las obras de su primera incursión en este mercado, aún muy incipiente en España según El Confidencial, han arrancado ya en el número 3 de la Plaza Circular de Bilbao, entre el casco viejo y el ensanche, una nueva zona de negocios de la ciudad muy cerca de la futura estación del AVE. Bajo la marca Smart Host Spain, este edificio de oficinas de 3.000 metros cuadrados y ocho pisos se reconvertirá en un establecimiento de bajo coste.

Azora quiere aprovechar el tirón de este nuevo segmento del mercado inmobiliario que en España aún cuenta con muy poca oferta de plazas. Pero también prepara proyectos en Europa. De hecho, la compañía fundada por Concha Osácar y Fernando Gumuzio prepara un nuevo fondo con el que prevé invertir entre 1.200 y 1.300 millones de euros en hoteles en España y en ‘hostels’ en los principales mercados turísticos del Mediterráneo.

El objetivo de Azora es transformar hoteles de 3 estrellas, edificios de oficinas o residenciales, con superficies entre 3.000 y 3.500 metros cuadrados y situados en ubicaciones céntricas de las principales ciudades, españolas y europeas, en ‘hostels’ con capacidad para unas 250-300 camas. 

En Bilbao, el proyecto de futuro contempla 250 camas y unas 60 habitaciones, según el citado medio. En Madrid, el futuro hostel de Azora estará situado en las inmediaciones de la estación de Atocha y tendrá capacidad para más de 300 camas, al igual que en Bruselas y en Lisboa. 

OPCIONES. “España es un país con un sector hotelero muy maduro y muy competitivo a nivel internacional, pero en el segmento de los ‘hostels’ apenas hay profesionalización y especialización, y el producto que ofrecemos está muy obsoleto tanto en su diseño y gestión”, apunta Patricio Palomar.

“Sin embargo, este tipo de alojamiento es muy demandado por miles de jóvenes del resto de Europa, y son precisamente los operadores alemanes o austriacos los que primero pusieron su mirada en España y Portugal, dado que identificaron un sector muy fragmentado y donde apenas hay marcas consolidadas ni plataformas con capacidad de comercialización de camas a nivel internacional”, agregó el experto.

Patricio Palomar añadió que “mientras algunos inversores han apostado por un modelo de ‘hostel’ que puede competir tanto en localizaciones urbanas como vacacionales en zonas vinculadas a ‘sol y playa’, otros han optado por un modelo puramente de centro ciudad, en localizaciones cuyo atractivo esté más vinculado a la cultura o la gastronomía”.

“En España tenemos operadores como la catalana Amistat que explotan con mucho éxito proyectos en Barcelona o Ibiza y que recientemente ha recibido el apoyo financiero de BlackRock para seguir creciendo, pero también otros modelos que tratan de mitigar el efecto de la estacionalidad de la demanda apostando por ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, o Bilbao”, agregó.

CADENAS. Como ha hecho Azora o como ha hecho la familia Hatchwell que, a través de su socimi Situr, prevé invertir 250 millones de euros en la apertura de 25 ‘hostels’ en toda Europa en los próximos tres años, mientras otras cadenas como Room Mate y Petit Palace también han anunciado sus intenciones en este campo.

Room Mate Group, que preside Kike Sarasola unirá este negocio a la división hotelera, a la de apartamentos, Be Mate, y a la de consultoría (X-Perience), y anunció hace más de un año sus nuevos planes y preferencias por entrar en África –“no sé si es el momento” –y “quizás”en Asia.

“Tras los hoteles, la apertura de apartamentos y el negocio de consultoría quiero entrar en el sector de los hostales”, aseguraba entonces Sarasola, sumándose a lo que un tiempo antes había revelado la cadena Petit Palace, como adelantí en exclusiva a preferente.com el CEO del grupo, Alfonso Castellano.

También el empresario mallorquín Pep Cañellas, propietario de Fergus Hotels, ha emprendido un nuevo proyecto hotelero. Se trata de Tent Hotels, una cadena “’stand alone’”, como el mismo Cañellas describe, que nace con el propósito de romper con el concepto de hotel tradicional con establecimientos en zonas vacacionales maduras y a precios “muy ajustados”.

En Barcelona, hace un año EasyHotel inauguró su primer hotel en España, de 204 habitaciones, basado en el concepto ultrabarato y en los servicios limitados y ubicado en L’Hospitalet de Llobregat, con yn modelo de negocio con el que el grupo británico proyecta abrir 15 nuevos hoteles en España en los próximos cinco años.

CÁPSULA. Junto a esta ofensiva por hoteles modestos como los de Oyo y por los hostales tanto de cadenas como de fondos, otro concepto que ha irrumpido en España ha sido el de los hoteles cápsula con una fórmula de alojamiento que acaba de llegar a España impulsada por dos jóvenes empresarios vascos. 

Cuarenta años después de inaugurarse el primer hotel en la ciudad japonesa de Osaka, el concepto de alojamiento barato en habitáculos de un metro de alto, apenas otro metro de ancho y 1.90 metros de largo se acaba de estrenar en Bilbao, el primero en territorio español que copia exactamente la oferta hotelera nipona.

Optimi Rooms es un hotel formado por 50 cabinas, de las cuales 36 son individuales y 14 dobles. Sus propietarios son dos jóvenes vascos, Iñaki Zabala e Iker Caballero, que invirtieron 400.000 euros (para ellos demasiado por lo que es el proyecto) con el objetivo de sacar adelante este nuevo concepto de hotel, al menos para los españoles. 

Las cápsulas que se comercializan en Bilbao son algo más anchas que las que se comercializan en Japón para rebajar la sensación de agobio, argumentan.

La gran ventaja de estas cápsulas es el precio: 24,95 euros costarán las individuales y 34,95 euros las dobles. Además de la propia cápsula, el Optimi Rooms cuenta con otras zonas comunes donde los clientes pueden comprar comida, disponen de microondas, baños con duchas y taquillas grandes para guardar los equipajes.

También ofrece la posibilidad de contratar una cápsula durante unas horas por la tarde, una opción que sus propietarios han llamado “opción siesta”. Los promotores de este hotel ofertan tres horas de descanso por un precio aún por determinar y, además, las cápsulas han comenzado a comercializase con precios promocionales de 12 euros por una habitación doble en estas primeras semanas de arranque del negocio.

“Nuestras estaciones de descanso están preparadas para albergar visitantes que quieran disfrutar del confort de una cama viscoelástica y almohadas, todo más amplio que una litera de un hostel”, señala la web de Optimi Rooms. Además de los servicios básicos, las cápsulas cuentan con conexiones USB, bluetooth, leds para lectura graduables, despertador lumínico para no molestar al resto de clientes, espejo tocador con led regulable, termómetro digital y aplicaciones multimedia, con juegos que se alquilan aparte, además de un extintor de apoyo.

Así, España se prepara para vivir un ‘boom’ de hotelería ‘low cost’ en sus distintos formatos, apoyado tanto por innovadoras y muy pujantes start-ups de países emergentes como la india Oyo; como por inversores financieros y socimis, además de por cadenas y proyectos individuales.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Mucho cuento pero los precios de hoteles u hostales de nivel medio no bajan y los jovenes malcriados le sacaran las pasta a sus papaitos para vivir bien algo q en UE pasa especialmente en este pais


LA FIRMA


Álvaro Alcocer
Analista aéreo de REPORTUR

Talento aéreo sin capital en España


OPINIONES ANTERIORES