cesa este lunes su actividad comercial

Thomas Cook, la mayor quiebra turística de la historia tras 178 años


R. R. | Cancún | 23 de septiembre de 2019 2 comentarios


TEMAS RELACIONADOS: , , ,


Thomas Cook, el touroperador más antiguo del mundo, con 178 años de historia, ha cesado en la madrugada de este lunes su actividad comercial, una vez que todos los aviones se encontraban en tierra, preferentemente en sus países de origen.

En un comunicado hecho público por el grupo turístico se anuncia la “liquidación obligatoria de Thomas Cook” a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos días. Se ha decidido presentar una solicitud de liquidación obligatoria y se ha dado orden para designar un liquidador de la compañía. Además, Thomas Cook espera que la Autoridad Civil en el Reino Unido inicie la repatriación de todos los clientes afectados. Se calcula que hay unos 600.000 en todo el mundo.

“Es un profundo pesar para mí y para el resto de la junta que no hayamos tenido éxito. Me gustaría disculparme con nuestros millones de clientes y miles de empleados, proveedores y socios que nos han apoyado durante muchos años”, ha manifestado esta madrugada Peter Fankhauser, CEO de la compañía.

Por la mañana del domingo, accionistas y acreedores se encontraron en un despacho de abogados del centro de Londres para ver si había una solución. La solución consistía en obtener 200 millones de libras para seguir operando y poder llevar a cabo la operación de cambio de deuda por acciones a finales de mes, con la entrada de Fosun como accionista principal, aportando 900 millones. A primera hora de la tarde los reunidos se disolvieron, sin comentar detalles. Evidentemente, los 200 millones no aparecieron o si aparecieron el inversor chino no debió de quedarse contento con la cesión que el mayorista tenía que hacer.

Según las informaciones filtradas, se trataba o de vender el negocio escandinavo de Thomas Cook, para el que había un postor, o parte de la flota, la que tiene su base en Alemania, por la que Lufthansa habría mostrado interés.

Al parecer, el Consejo de Administración de Thomas Cook mantuvo una reunión de emergencia y se tomó el acuerdo de cesar en las actividades, decisión que se tenía que comunicar a la Bolsa antes del inicio de la actividad hoy, lunes, por la mañana. Incluso a medianoche, el servicio de Twitter del mayorista seguía diciendo que “Thomas Cook opera normalmente en estos momentos. En cualquier caso, todos los viajes están garantizados por el sistema de seguros”.

Para España, el cese de la actividad de Thomas Cook puede suponer un enorme agujero financiero para decenas de hoteles que operan con el mayorista, especialmente en las islas Baleares y Canarias. Igualmente, algunos centenares de trabajadores con base en España, tanto de los servicios financieros como de sus aerolíneas se quedarán sin empleo.

El presidente del Grupo Iberostar, Miguel Fluxá, según adelantó en exclusiva preferente.com, auspició a lo largo de las últimas horas una salvación momentánea para Thomas Cook, tras lograr convencer a casi todos los grandes hoteleros vacacionales españoles de que renuncien a reclamar al touroperador una deuda cercana a los 100 millones de euros buscando convertirla temporalmente en capital del grupo para intentar con ello que los bancos acreedores den una prórroga al gigante de 178 años de historia (Otro golpe a la hotelería caribeña: la quiebra de agencias y aerolíneas).

Miguel Fluxá había logrado sumar a la mayoría grandes hoteleros mallorquines y canarios a esta causa con la excepción del Grupo Barceló y de Hoteles Globales, que durante todo el domingo han rechazado renunciar al cobro de su deuda para dar oxígeno a Thomas Cook, pese a que la idea del presidente del Grupo Iberostar pasa por aumentar las opciones de cobro aplazando los pagos o entrando en el capital en un horizonte de dos o tres años, aunque esta opción finalmente fue desestimada por los acreedores.

En este domingo de infarto, en el que se sucedieron reuniones y llamadas para evitar una quiebra que “sería para el turismo como la que Lehman Brothers supuso para las finanzas”, los hoteleros han conseguido mandar una propuesta conjunta a los negociadores de la crisis financiera que vive Thomas Cook, que finamente ha sido rechazada (Thomas Cook: cientos de hoteleros españoles, pendientes de si cobran agosto).

Cientos de hoteleros españoles aguardan con tensión el desenlace de la crisis de Thomas Cook, ya que aún no han cobrado del touroperador sus reservas de este pasado verano. Las cantidades adeudadas en bastantes casos superan los 100.000 euros, aunque hay casos de grandes cadenas donde el monto supera los varios millones.

En las últimas horas varios hoteleros han venido contactando con preferente.combuscando un pronóstico sobre el escenario más probable en la crisis de Thomas Cook, tras los varios indicios de que acabará en quiebra a tenor de la declaración de bancarrota en Estados Unidos, o el plan de las autoridades británicas de preparar un rescate a sus conciudadanos.

Algunos de estos hoteleros que han contactado con el periódico turístico líder mundial han admitido que la factura pendiente con el centenario y emblemático touroperador supera los seis dígitos correspondiente a las últimas semanas, después de que en los meses anteriores de inviernos los pagos hubieran funcionado con más rigor.

La hotelería española afronta una de las mayores amenazas que jamás ha registrado pues nunca un touroperador del volumen de Thomas Cook se encaminaba a dejar deudas pendientes de tanta dimensión a lo largo de los principales destinos de costa nacional, sumado ello a una temporada por debajo de lo esperado en rentabilidad.

Una posible quiebra de Thomas Cook se uniría a la reciente de Amoma, que además de a hoteleros ha impactado especialmente a las grandes agencias de viajes, como a bedbanks como Hotelbeds a la que dejó pendiente de cobro varios millones, o a OTAs como Logitravel, a la que dejó varios cientos de miles de euros sin cobrar.

En la mañana de este domingo, en el despacho de abogados de Slaughter & May, en el centro de Londres, representantes de los accionistas y acreedores más importantes de Thomas Cook se reunirán para decidir el futuro del mayorista turístico más antiguo del mundo. Thomas Cook, insólitamente, ha sido incapaz de mantener cierta discreción sobre todos los detalles de su delicada situación financiera, de modo que su situación está expuesta a toda la prensa y, consecuentemente, tiene a todos sus proveedores y clientes en una situación de angustia.

Como ya se ha informado, Thomas Cook necesita 200 millones de libras adicionales para que los bancos Royal Bank of Scotland (cuyo primer accionista es el estado británico) y Lloyds Bank acepten la operación de entrada de Fosun, que inyectaría 900 millones en capital, diluyendo prácticamente todas las acciones de los demás titulares. Igualmente, en esa operación, los acreedores verían su deuda convertida en acciones que dejan de tener garantías y, por lo tanto, se convierten casi en papel mojado. Hasta el momento, los acreedores aún tienen una situación de fuerza porque disponen de garantías para el cobro, fundamentalmente bienes inmuebles o activos de algún valor, entre los que destacan los aviones.

Mientras esto sucede, como ya informó preferente.com, los clientes y proveedores de Thomas Cook están en situación de máxima tensión. Los proveedores, sobre todo los hoteleros, tienen el pavor a no cobrar. En algunos casos, como en Canarias, la dependencia de este mayorista es muy acusada. Algo similar sucede en Turquía. En esos casos, los hoteleros tienen la tentación de hacer algo con los clientes que, obviamente, son inocentes. Los clientes, por su parte, unos 600 mil en todo el mundo, están asustados dudando de si podrán regresar a sus casas tal como estaba planeado.

Este sábado mismo, algunos aviones contratado por la CAA, autoridad británica de la aviación, estaban retenidos en algunos aeropuertos a la espera de saber si han de ir al rescate de los 150 mil británicos. Normalmente, en la gran mayoría de los países donde opera Thomas Cook, los seguros cubren la repatriación de los viajeros. Pero eso no significa que el regreso no vaya a ser un tanto caótico.

Unos 600 mil turistas se habrán quedado en las playas, en los hoteles, en los hall de los aeropuertos, sin que su proveedor de los servicios de viaje pueda repatriarlos porque ha cesado en su actividad por insolvencia. Más de medio millón de personas, fundamentalmente alemanes y británicos, pero no únicamente porque Thomas Cook era un mayorista de referencia en Bélgica o en Escandinavia.

Thomas Cook no era sólo Thomas Cook, una marca nacida en Leicester, Gran Bretaña, sino que era la matriz de un grupo de marcas que tienen una historia propia: Spies, Tjaereborg o Neckermann, por citar tres de ellas, que son referentes en el mundo del turismo.

Hoy, centenares de ciudades europeas verán cómo en sus calles principales se cierra una o más de las incontables agencias de viajes de Thomas Cook, sea con ese nombre o con cualquiera de los muchos otros con los que opera. Son agencias de viajes cuyos directores conocen a los vecinos, a quienes les han vendido el viaje de bodas de la abuela, de la hija y de la nieta, que han convencido a los clientes a viajar primero a Mallorca, después a Canarias y al final hasta se han atrevido a mandarlos al Caribe o a Tailandia. Son instituciones. O eran, porque hoy un discreto cartel que indique “Cerrado por cese de operaciones” será todo el testimonio a una historia.

Hoy, unos cien aviones que han transportado millones y millones de turistas se quedarán en tierra. Hasta ayer, funcionando con la perfección de un reloj, llevaron a europeos del norte al Mediterráneo, o al Magreb, o a Oriente Próximo, o al Extremo Oriente.

Neckermann, Spies o Thomas Cook y las incontables marcas que ellos representan han sido durante décadas los interlocutores de los hoteleros españoles que peleaban incansablemente con ellos por un precio un poco mejor. Desde los sesenta hasta hace menos de veinte años, Thomas Cook (y Tui) eran los amos, los que mandaban, los que se hacían de rogar. Pero los que siempre cumplieron escupulosamente con sus obligaciones. Eran los que hacían de puente entre Europa del Norte y las playas del Sur. Eran el intermediario, de quien en el Sur siempre soñamos con eliminar para llegar directamente al cliente.

Sin embargo, ahora pregunten en Canarias qué piensan. En Baleares el daño será menor porque la temporada ha pasado en su mayor parte. Pero en Canarias no solo habrá que resolver los impagos sino el agujero en los contratos para el año que viene.

Nunca antes en Europa se había producido una quiebra así. Han caído decenas de touroperadores, pero pequeños, medianos en algunos casos. Nunca un monstruo multinacional con más de medio millón de viajeros en cartera; nunca uno con cien aviones; nunca afectando a absolutamente todos los destinos turísticos habituales. Nunca había habido 21 mil trabajadores que se fueran al paro de forma inmediata, instantánea. Nunca antes había caído alguien tan grande y tan querido.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Los riesgos de crecer demasiado en una actividad tan vulnerable,ahora el efecto domino con los prestadores de servicios, que no nos extrañe que esto se repita con otros que gastan millones en campañas publicitarias, es difícil entender gastar en publicidad, promociones constantes, meses sin interés, y con los porcentajes que se manejan, o es acaso descubrir la receta secreta del agua tibia y vender con perdidas para ver si nos recuperamos con volumen,es una lastima que pase pero es el precio que se paga por las malas decisiones.

Se que es una locura, pero 200 millones de libras entre 600mil pasajeros atorados, sale en 333.33 libras por persona…. — No mencionan nada de que hace unos meses los directivos de Thomas Cook se repartieron mas de 20 millones de libras en BONOS!!!