Como patrimonios de la humanidad

América cae en Unesco: solo 3 de las 29 nuevas atracciones turísticas


R. R. | Ciudad de México | 23 de febrero de 2020 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , ,


Hace unos meses pasé unos días de vacaciones en Braga y Guimarães, dos hermosas villas un poco al norte de Oporto. Las dos tienen un centro bastante atractivo, sobre todo Guimarães. Como el viaje era muy relajado, me sobró tiempo para ir a lugares cercanos como Barcelos o Ponte de Lima. El puente que da nombre al último pueblo, sobre el río Limia, construido por los romanos en el año 1 antes de Cristo, merece una visita.

Cuando ya prácticamente estábamos a punto de marcharnos, en un barrio de Braga me encontré con un monte que tiene una escalera de ascenso bastante interesante y, encima, una iglesia o santuario. Es el santuario del Buen Jesús.

Hoy, de repetir este viaje, no podría perderme el susodicho santuario porque hoy es Patrimonio de la Humanidad. Por supuesto, como ustedes suponen bien, nada ha cambiado en estos meses, pero hoy tiene la fortuna de figurar en la lista de lugares que la Unesco considera de valor. Porque para esto ha quedado la Unesco: para hacer una especie de guía turística siguiendo la influencia de los políticos locales. Por supuesto, si de mí dependiera, les recomiendo no perderse el Ponte de Lima. El santuario, si se lo encuentran, si se topan con él, bueno. Pero no vale la pena desviarse ni un metro.

Esto no significa que los otros 28 sitios de interés sean igualmente irrelevantes, pero en todo caso, su único y gran cambio es que desde ahora son argumentos turísticos inevitables, incluso aunque nada haya mejorado en ellos. O sea, podemos ir preparando otras 29 autoridades turísticas para vender el producto por el mundo, que eso es lo que ocurrirá desde ahora. En el caso español, canario, apenas a treinta años de que ese patrimonio inolvidable fuera un pajar olvidado.

 

LOS ORÍGENES CANARIOS.España también –Canarias, Gran Canaria en concreto– ha conseguido una más para promocionarse en los mercados turísticos y, de paso, para regocijarse con las maravillas propias, hasta ayer prácticamente ignoradas. España consiguió que de la reunión del Mar Caspio de la Unesco salieran como Patrimonio Mundial el Risco Caído y las Montañas Sagradas.

Lo nuestro es para leerlo con cuidado: hoy, todos los canarios celebran que este lugar, una cueva troglodítica, sea un “elemento identitario” clave, según Isaac Castellano, consejero de Turismo que acaba su mandato ahora. Yo digo que debe serlo porque la cueva era usada como un pajar hasta los años noventa, en una demostración del interés y aprecio que desde siempre damos a nuestro pasado, una civilización que habitó Canarias en tiempos remotos.

 

EUROPA, PATRIMONIO INDUSTRIAL.La Unesco ha incorporado varios elementos patrimoniales europeos que recogen la historia de la Revolución Industrial, que supuso el despegue económico del continente, pero también el sufrimiento de mucha gente necesaria para el desarrollo. En la región de Chequia y Alemania se declara patrimonio la región minera de Erzgebirge, también llamada Montes Metálicos. Es interesante saber que allí la República Democrática Alemana (que era la no democrática) explotó uranio en condiciones lamentables, provocando un alto índice de cánceres en la zona.

También puede considerarse patrimonio de origen industrial el sistema de gestión del agua de Augsburg, aunque su origen se remonta al siglo XIV.

Italia ha conseguido que las viñas de Valdobbiadene, en el noreste del país, cerca de Trieste, donde se produce el Prosecco, que es su cava o champán, sea elegido patrimonio de la humanidad, consiguiendo así un anuncio publicitario estupendo. El lugar vale la pena, por supuesto, pero no más que la Rioja o que el norte de Burdeos o que las viñas de Mendoza, en Argentina.

Polonia ha calificado a las minas prehistóricas de Krzemionki como patrimonio. Es un sistema minero del neolítico y de la edad de bronce, situado en el centro sur del país y que se conserva muy bien. Vale la pena visitarlo para entender la cultura homérica, por ejemplo.

Islandia coloca su Parque Nacional Vatnajökull, ahora que su turismo no va tan bien y Portugal el palacio real de Mafra, interesante pero no más que el de Caserta en Nápoles, por citar un ejemplo de los muchos palacios impresionantes que no están en la lista. Ya hemos mencionado el santuario del Bon Jesus de Braga. Finalmente, el Reino Unido ha logrado que su observatorio Jodrell Bank entre en la lista, demostrando que cualquier cosa puede estar allí. Obviamente, el observatorio tiene su valor, pero si cabe como patrimonio de la humanidad, no se me ocurre nada que pueda quedar excluido.

Finalmente, las iglesias de la escuela de arquitectura de Pskov, en Rusia, están merecidamente en esta lista. Estas iglesias pertenecen a la localidad de este nombre, cerca de los países bálticos, al noroeste de Rusia y tienen un gran valor y pertenecen a esta ciudad de cuando fue un reino. Apasionante.

 

AMÉRICAS: POCA DISTANCIA. Las Américas, obviamente, han perdido peso en la Unesco porque apenas logran tres de las 29 calificaciones, y algunas de ellas no lo necesitaban. Vamos a verlo.

Estados Unidos consigue que la arquitectura del siglo XX de Frank Lloyd Wright sea patrimonio de la humanidad, lo cual afecta a ocho obras diferentes, obviamente situadas en ocho lugares distintos. Es un precedente sorprendente porque, siendo Wright importante, el listado de arquitectos cuya obra podría entrar en estos listados es casi interminable.

Brasil logra que su isla Grande, casi delante de Copacabana, en Río de Janeiro, sea declarada patrimonio de la humanidad. La isla es un territorio maravilloso, frágil, que no sabemos si con esta declaración acaba de recibir un golpe mortal porque, desde luego, se convierte en espacio de visita obligatoria en Río.

Y, finalmente, Canadá consigue inscribir el parque Writing-on-Stone, que es un espacio natural de interés con unas formaciones rocosas muy interesantes, al estilo de Capadocia o Meteora.

 

AUSTRALIA: RESTOS DE UN VOLCÁN.Debe ser una herejía decir que algunas declaraciones de patrimonio son irrelevantes. Este sería un caso. En realidad, todo tiene su valor, todo merece una visita, incluso para decir que no vale nada, pero que nadie vaya a Budj Bim o Monte Eccles esperando ver nada que le sorprenda. Es un pico de 178 metros con interés geológico, que contiene un lago y varios cráteres. También se declaran patrimonio los mares y territorios franceses en la Polinesia.

 

ASIA, SÍMBOLO DEL FUTURO. La poderosa presencia de Asia y la casi total ausencia de África en la declaración de Bakú indica hasta qué punto están politizados estos galardones de los cuales sólo se puede decir que, desde luego, nada de lo que está aquí es totalmente inadmisible, incluso puede que algunas cosas sean apasionantes, pero son decisiones políticas en las que el acierto es coincidencia.

Teniendo en cuenta que la Unesco se reunió en Azerbaiyán, es lógico que una declaración le afecte. Ha sido esta vez el centro histórico de Sheki con el palacio de Khan, un complejo singular y de interés.

En Bahrein: los restos de los Dilmun, que eran construcciones hechas cuando lo que hoy es Bahrein era una escala en el comercio de Mesopotamia al valle del Indo. Otra demostración de que algunas declaraciones sí son excepcionalmente útiles. Como la declaración de las ruinas de la ciudad de Laingzhu, en China. O en la India, la maravillosa Jaipur. O Babilonia, en Irak, ciudad que ya se encuentra consagrada en el subconsciente de todo el mundo.

En naturaleza, se han preservado los santuarios de aves migratorias en la costa del Golfo de China, lo cual no se sabe si no debería ser una acción ambiental antes que patrimonial. Y la minería del carbón en Ombilin de Sawahlunto, Indonesia, los bosques de Hyrcanian, en Irán.

Con otro perfil, se clasifican las tumbas amontonadas del antiguo Japón, las academias neoconfucianas coreanas de Seowon, los sitios de los jarrones megalíticos en Xiengkhuang, Laos y la conocida Bagan, en Myanmar.

 

África, la ignorada

Obviamente, ningún continente podía quedarse sin presencia en la lista, pero tener sólo un sitio indica que Africa carece hoy por hoy de potencia diplomática en el seno de la Unesco. Apenas fueron declarados patrimonio los llamados antiguos sitios de metalurgia ferrosa de Burkina Faso, que permiten decir que ha habido reconocimientos en todos los continentes.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Jaime Prida
Vicepresidente HSMAI: Capítulo México

El futuro de las tarifas en México


OPINIONES ANTERIORES