Fin de semana de análisis en REPORTUR

Los grupos turísticos se consolidan y fuerzan más integraciones


B. Romero | 14 de marzo de 2020 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


El turismo español vivió en 2019 su año histórico de consolidación, ya que tanto en el negocio aéreo como el de las agencias se acordaron la integración de los dos principales grupos de cada industria, dando lugar a gigantes nunca vistos en el país, en un fenómeno que también tuvo su réplica en el panorama empresarial latinoamericano, como desgrana esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

La noticia más impactante del pasado año —quizás por encima de la quiebra de Thomas Cook al no ser esta una gran sorpresa para muchos— fue la inesperada compra de Air Europa por parte de Iberia, anunciada en la mañana de un lunes tras un intenso domingo de negociaciones.

A las tres semanas se hacía público otra operación también de un tamaño sin precedentes, aunque más esperada, como fue la fusión entre Ávoris y los emisores de Globalia, confirmando que se había desencadenado una era de consolidación en toda la industria turística que aventura un ‘efecto cascada’.

Junto a las mayores transacciones de la historia española de aviación e intermediación turística, el continente americano también atestiguó como sus principales gigantes aéreos como Latam o Avianca pasaban a ser controlados por Delta y United respectivamente, de modo parecido a lo que estaba ocurriendo con el negocio emisor.

El gigante brasileño CVC había dado anteriormente un nuevo salto en su dimensión con la absorción de los principales emisores argentinos como los de Bibam y Ola, a lo que sumó Almundo tras comprarla a Iberostar, mientras Despegar, la mayor OTA de la región, se hacía con Viajes Falabella para potenciar un modelo omnicanal.

Las industrias emisora y aérea ya venían dando muestras de que una era de integraciones se antojaba inevitable, pues ambos sectores han coincidido históricamente en sus bajos márgenes y en su necesidad de volumen para negociar con los proveedores.

PANORAMA. La adquisición de Air Europa por parte de Iberia acentúa que el mapa aéreo europeo se concentre en cuatro gigantes (IAG, Air France, Lufthansa y Ryanair), aunque aún queda por definir cuál será el quinto, que según auguró Ryanair podría ser Wizz Air, descartando así a Easyjet o a Norwegian para esta plaza.

Actualmente, estos cuatro gigantes acaparan más del 50 por ciento de la cuota de mercado, mientras en Estados Unidos, el 67 por ciento del mercado ya lo dominan tres grandes aerolíneas: United-Continental Holdings, Delta y American Airlines. 

Entre tanto, Lufthansa está analizando pujar por Alitalia, y Air France-KLM y su socio Delta podrían ir a por la portuguesa TAP.  En el caso de IAG, los analistas, según Expansión, creen que Finnair, Norwegian o incluso Easyjet podrían ser objetivos en el futuro. De su lado, Ryanair, batió el año pasado a la puja de IAG para comprar Laudamotion, al tiempo que creó una plataforma para integrar a nuevas aerolíneas.

Michael O’Leary pasó a ser consejero delegado de Ryanair Holdings (estructurado al estilo de IAG), del que cuelgan Ryanair, Laudamotion, la polaca Buzz y Malta Air. El grupo Lufthansa también se ha estructurado como un hólding, con dos divisiones principales: la tradicional aerolínea de bandera alemana y Eurowings, su marca de bajo coste, que se encargó de integrar Brussels Airlines, adquirida en 2016.

Los ejecutivos de las aerolíneas europeas ven un futuro en el que, en lugar de competir con rutas desde un mismo aeropuerto, rivalizarán con vuelos desde sus respectivos hubs hacia los mismos destinos. IAG -el hólding que ya integra a British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus- lo haría con más fuerza en Madrid y Londres, mientras Air France-KLM lo harían en París y Amsterdam, y Lufthansa en Fráncfort.

Del lado del emisor, el más claro ejemplo claro de consolidación que se había conocido se ubicaba en el del segmento de los bedbanks, donde Hotelbeds y Webjet se han convertido en los dos gigantes hegemónicos tras integrar en poco tiempo a Tourico y GTA en el primer caso, y a DOTW, JacTravel, Sunhotels o Lots of Hotels en el segundo.

Otro claro ejemplo se ha venido dando entre las agencias online, donde Booking ha desplegado una estrategia más centrada en la sinergia vertical, mientras su rival Expedia ha dado preferencia a la horizontal, hasta haberse convertido en los dos grandes gigantes globales del B2C.

Los motivos que explican esta oleada de consolidación en el negocio aéreo, el del B2C y el del B2b obedecen a que, en segmentos con márgenes tan exiguos, las opciones para mantener los crecimientos viene de absorber a competidores con los que ganar en rentabilidad mediante las economías de escalas.

Las duplicidades de áreas permiten grandes ahorros de costes, y en algunos casos como el de Hotelbeds también pueden traducirse en abundantes despidos cuando no hay una estrategia disruptiva como entrar en nuevos sectores, sino que la meta la se concentra en la mejora del poder de negociación que otorga un mayor volumen.

Pero en cualquier caso, el surgimiento de crecientes gigantes se convierte en un factor determinante para estimular más integraciones, ya que consolidación llama a más consolidación debido al riesgo que padecen las empresas más medianas de que compitiendo aisladamente no gocen de la agilidad de ser pequeñas ni de la fortaleza negociadora de ser un gigante, en una coyuntura que se previsiblemente se acelerará por la crisis del coronavirus.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios