TRIBUNA

Cielos abiertos


José Dionisio Solórzano | 8 de febrero de 2016 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS: , , , ,


Llevo apenas dos años y nueve meses en el mundo de la aviación comercial. Sin duda los horizontes se han abierto y me encuentro de pie frente a un cielo despejado.

La aviación venezolana y el transporte aéreo nacional han vivido duros momentos y se encuentra batallando para seguir prestando un óptimo servicio a una clientela ávida por viajar.

Cada día las distintas empresas de transporte aéreo, sobre todo Avior Airlines de cuyo equipo me siento honrado en permanecer, hacen lo imposible posible.

Por encima de las tempestades económicas y las restricciones de toda índole, los aviones despegan y aterrizan llevando consigo a millones de clientes que logran mantener su ritmo de vida, satisfaciéndoles sus necesidades de comunicación aérea ya sean estás movidas por el placer o los negocios.

Venezuela fue un eje central de las comunicaciones aéreas del Continente y lo puede volver hacer. Nuestra posición geográfica sigue siendo la misma que ha llenado de enviada a otras naciones.

Frente al Mar Caribe, somos una nación que representa tanto la puerta de entrada para Suramérica como la de salida hacia las Antillas.

Nuestra ubicación es esencial para la geopolítica y para los enlaces comerciales. De allí que la importancia estatal de la inversión en infraestructura aeroportuaria es vital.

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, así como el Arturo Michelena en Valencia, el José Antonio Anzoátegui de Barcelona y el de La Chinita en Maracaibo tienen que ser repotenciados para atender el flujo de pasajeros que están llamadas a transitar por sus pasillos.

Además de las bondades turísticas que poseemos en la “Tierra de Gracia”, tema para otro artículo, Venezuela siempre ha despertado un interés particular para aquellos que quieran invertir, y así lo ha demostrado la historia.

Las diversas empresas aeronáuticas están dispuestas a trabajar mejorando su flota, capacitando a su personal, desplegando la tesis de Servicio de Calidad Total e invirtiendo en mejoras en instalaciones de comercialización, todo para que el negocio crezca y con este el potencial venezolano.

Formo parte de una gran organización que actualmente opera hacia nueves destinos internacionales y aún nos faltan por sumar nuestros destinos.

Desde la ventanilla del avión vislumbro una nueva era para la aviación venezolana, para el turismo, para los operadores turísticos y para todo nuestro país.

Abróchense los cinturones. ¡Sí! Porque cada vez son más los venezolanos que quieren echarle pichón y ayudar a que nuestra economía avance y con ella toda la población que se beneficiará.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Álvaro Alcocer
Analista aéreo de REPORTUR

Hay crisis aérea en España


OPINIONES ANTERIORES