Fin de semana de análisis en REPORTUR

Entrevista a Kremers (W2M): “No descartamos comprar bedbanks”


Juan Mestre | 6 de abril de 2019 Deja un comentario


TEMAS RELACIONADOS:


Christian Kremers llegó a W2M el 1 de octubre de 2018 tras una amplia experiencia en Bestday. El CEO del banco de camas del Grupo Iberostar se propone duplicar la facturación en 5 años y cree que ahora no es el momento para tener más presencia en Asia. Con más de 700 empleados, Kremers vaticina un año 2019 con más de 800 millones de facturación en una entrevista con Preferente que recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR.

 

Pregunta: Lleva al frente de W2M medio año, ¿qué balance hace de estos meses?

Christian Kremers: Estoy muy satisfecho porque me encontré una empresa con un crecimiento tremendo y sobre todo con un equipo fantástico. Al final las empresas son reflejo de las personas que hay dentro. Cuando desde fuera veía W2m, como mero espectador, me sorprendía el gran crecimiento que estaba experimentando. Pero le aseguro que no me sorprendía demasiado porque conocía a Mark Nueschen, a Pepe Cañellas, a Patricia Roselló, y cuando sabes quién está detrás de un proyecto, que además de buenos profesionales son buena gente, pues hay más posibilidades de éxito.

 

P.: ¿Se encontró con un buen equipo?

K.: Sin duda, pero además de buenos profesionales es fundamental ser buenas personas. Ese binomio es importantísimo en el mundo empresarial. No basta con ser un ejecutivo brillante. Hay que ser un buen ser humano, un gran líder, y luego ser un brillante ejecutivo. Y ellos lo son, y por eso W2M es un proyecto de éxito. Cuando entré lo pude comprobar. Se había hecho un trabajo espectacular, con una cultura empresarial fantástica, una empresa joven, dinámica, con gente con ganas de hacer un gran papel.

 

P.: ¿Y esa dinámica de crecimiento se está manteniendo?

K.: Sin duda, se ha mantenido y se ha trabajado un poco en la parte estratégica para ver cómo mantenemos todo en marcha, y sobre todo asegurarnos de que los próximos tres años sean tan exitosos como los tres anteriores.

 

P.: ¿Por ejemplo?

K.: Trabajar la parte estructural, pero hay que saber qué propuesta de valor para nuestros clientes. Y cuando hablo de clientes me refiero tanto a los que nos vendemos como a los hoteles. Porque a mí no me gusta la palabra proveedor. Los hoteleros son los propietarios de las habitaciones que distribuimos y debemos estar muy agradecidos cada vez que firmamos un contrato con un hotel o una cadena. Nuestro compromiso es darle valor a la cadena de distribución y esto quizás, siendo parte de una cadena hotelera como accionistas, nos compromete aún más tener una distribución coherente y que aporte valor. Hay que huir de los crecimientos fáciles, del dumping de tarifas, y queremos ofrecerles una garantía a los hoteleros en la distribución. Tenemos que ser un valor añadido.

 

P.: ¿Y en cuanto a estrategia de futuro?

K.: Hay que tener muy claro qué queremos ser cuando seamos mayores y además comunicarlo a todos los niveles de la organización, que la gente sepa hacia dónde va W2M, nuestra visión, lo que queremos hacer, los valores, y ser una empresa bien unida y transversal.

 

P.: ¿Lo que supone realizar cambios internos en W2M?

K.: Cuando una empresa tiene cambios tan acelerados lógicamente también se resienten los cimientos porque son crecimientos salvajes de un año a otro y hay que dimensionar bien los departamentos. No puede haber desconexión entre los departamentos. En nuestro caso se ha trabajado muchísimo en esa estructura, en esa base estructural, y efectivamente ha habido algunos problemas porque no ha habido algunos problemas.

 

P.: ¿Qué tipo de problemas?

K.: Pues algunos retrasos en los pagos, pero ya está solucionado. Hubo problemas con los sistemas de gestión. Es como ir en un Fórmula uno, no puedes parar el coche, pero hay que cambiar las ruedas. Afortunadamente somos una empresa rentable, solvente, y tenemos el aval del grupo al que pertenecemos. Aunque formemos parte de Iberostar estamos juntos, pero no revueltos. Nosotros distribuimos Iberostar, pero también todos los hoteles y cadenas del mundo. Para nosotros es un honor trabajar con otras cadenas hoteleras.

 

P.: ¿Trabajan de forma totalmente autónoma?

K.: Absolutamente. Iberostar es una cadena de hoteles muy exitosa y nosotros somos una empresa de distribución digital con un receptivo. Buscamos sinergias para vender a Iberostar todo lo que podamos, pero también lo hacemos con otras cadenas. Iberostar no tiene ninguna ventaja frente a otras cadenas.

 

P.: ¿Qué volumen de camas está vendido actualmente W2M?

K: Nuestra cartera está formada por medio millón de hoteles a nivel mundial. Es una oferta bastante interesante, muy completa, pero nuestra visión es convertirnos en la distribución digital número uno del mundo en el segmento de ocio. Cualquier touroperador, OTA, distribuir a nivel mundial que trabaje el segmento ocio, debe pensar que si no tiene a W2M como proveedor no tendrá las mejores tarifas en el segmento ocio. Queremos poner énfasis en tener un contenido de primer nivel y con la mejor tarifa. Y para conseguirlo apostamos por la presencia local, tener oficinas y gente. Tenemos 35 oficinas en estos momentos. Eso nos da una ventaja frente a otros en nuestro segmento, que es algo que gusta a nuestros clientes.

 

P.: ¿Cuáles son los datos de W2M?

K: Tenemos 720 empleados y llegaremos a los 800 al acabar el año. El presupuesto de este año es de 800 millones, pero acabaremos en 850 porque hemos arrancado muy bien enero. Somos una empresa rentable. No podemos detallar el beneficio, pero somos muy rentables. Somos parte de un grupo familiar que le gustan los negocios bien ordenados y rentables.

 

P.: O sea, que no se van a cometer locuras.

K.: La ventaja de pertenecer a una empresa familiar es que son grupos que no especulan. A veces hay dueños que buscan operaciones financieras de compra y venta, pero W2M no es el caso.

 

P.: ¿W2M no está en venta, ni siquiera en un horizonte de cinco años?

K.: No, en absoluto. A día de hoy no, ni está encima de la mesa, ni se ha hablado en el consejo corporativo, pero nadie sabe qué va a pasar en cinco años. Ahora mismo no existe la idea de vender W2M porque se ve con un crecimiento sólido y al grupo hotelero también le supone valor. Verticalmente tiene mucho sentido. Se ha dicho, se rumorea, pero se dicen cosas que igual no están bien intencionadas. Somos competidores de muchos y a algunos les molestamos un poquito. Yo le aseguro que W2M no está en venta.

 

P.: ¿El objetivo es ser el primer banco de camas del mundo?

K.: No, queremos ser un banco de camas relevante. No aspiramos a ser el más grande, que para eso están los generalistas. Ya le he dicho que queremos ser los más grandes en el segmento de ocio.

 

P.: ¿Se ha marcado un objetivo en facturación para un horizonte de 5 años?

K: Pues en cinco años nos gustaría estar en el doble de facturación, que con el talento que hay en W2M es muy posible. Es decir, facturar 1,6 o 1,8 millones al año. Hay gente muy buena, un equipo fantástico. Se respira talento a todos los niveles y por eso el objetivo es factible.

 

P.: ¿Van a fichar a directivos de otros bancos de camas?

K.: Ahora mismo no, pero lo que suele pasar es que también nos pueden quitar directivos a nosotros. Eso nunca se sabe, pero el mercado es libre y suele haber movimientos entre ejecutivos en este sector.

 

P.: ¿Y comprar otros bancos de camas?

K.: No lo descartamos. Nosotros solo estamos interesados en receptivos y en B2B, y si es un negocio que no cumple estos parámetros pues sinceramente no nos interesa. Ahora acabamos de comprar Viajes Magón y para nosotros es un honor. Estamos abiertos a plantearnos otros objetivos, pero también tiene que haber comunión entre las personas, como ha ocurrido con Viajes Magón.

 

P.: ¿Va a potenciar W2M su presencia en Asia?

K: Ahora mismo tenemos una oficina en Bangkok con ocho personas, que es muy rentable porque solo hace distribución de camas. Es autosuficiente. Iremos a Asia, pero en 18 o 24 meses. Y le explicaré los motivos. Todas las guerras que se han luchado en dos frentes se han perdido, y basta recordar a Napoleón. Nosotros estamos concentrados en la consolidación de Europa, y también en América, donde trabajan 200 personas. Para que se haga una idea, América tiene que aportar algo más del 20 por ciento de la facturación total de W2M, o sea unos 180 millones este año, y cuando América esté consolidado entonces nos dedicaremos a Asia. Si América es un mercado complejo, Asia lo es mucho más. Dicen que el que mucho abarca poco aprieta.

 

P.: ¿Le ha dado algún consejo Miguel Fluxá?

K.: Muchos. Nada más llegar me dio dos. Uno, que no fuésemos un distribuidor pirata, que los hoteleros no nos pudieran ver como oportunistas porque es una empresa hotelera, de corazón y de alma. Miguel Fluxá quiere que W2M juegue siempre con transparencia y viendo al hotelero como un socio. Y el segundo consejo es que los negocios familiares deben ser rentables. Yo aprecio mucho saber cómo piensa el presidente del grupo. Está muy claro el modelo de empresa que queremos ser.


Acepto la política de protección de datos - Ver

Comentarios


LA FIRMA


Sergio González Rubiera
Socio de Acti Consultores

Necesaria una Campaña de Promoción


OPINIONES ANTERIORES